La fuga del Centauro, ¿al estilo de “El Chapo”?