Demolerán al tobogán más alto del mundo tras muerte de un niño