Renacer

Hispana salvó su negocio en la Pequeña Habana en plena pandemia: así lo logró

Exquisito Chocolates es una fábrica donde todo se hace a mano, desde las tabletas, barras y bombones hasta el chocolate que venden a hoteles y restaurantes. Conoce cómo su dueña logró salir de la crisis.

Telemundo

MIAMI - Exquisito Chocolates es una fábrica en la Pequeña Habana donde se producen unas 20 toneladas de cacao al año.

Antes de la crisis del COVID-19 en el sur de Florida, gran parte de sus ingresos provenía de la venta de chocolate al por mayor a otras empresas, incluyendo hoteles y cervecerías. Pero todo cambió en marzo de 2020, con el anuncio de los primeros posibles casos de coronavirus.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

En la primera parte de nuestra serie “Renacer”, la dueña de una fábrica de chocolates en Miami nos dice cómo logró salvar su negocio de la crisis de la pandemia.

“Vendíamos productos y nos pagaban dentro de 30 a 45 días. ¿Y qué pasa? Que en ese tiempo mucha gente empezó a desaparecerse un poco. Y teníamos cheques pendientes de gente que nos debía”, explica Carolina Quijano, dueña de Exquisito Chocolates.

“Y como todo el mundo estaba asustado, se empezó a secar un poco para nosotros ese cash flow. De repente, no me contestaban el teléfono, no me contestaban las llamadas. Creo que le pasó a mucha gente”, añade.

Sin embargo, notó que durante el confinamiento obligatorio las ventas de chocolate al por menor se dispararon.

Durante un período de 17 semanas que terminó el 27 de junio de 2020, los consumidores compraron $3,700 millones en chocolates en Estados Unidos, lo que representa un aumento del 6.3% con respecto al 2019, según la empresa Nielsen.

“Y al parecer el chocolate se volvió como el guilty pleasure de la pandemia”, expresa Quijano. “Al ver eso, al ver las noticias, al ver la industria, le he metido en el último año y medio bastante fuerza a la parte online, porque sé que era como nuestra salvación”.

Además de las ventas de chocolate en su página web, también comenzó a ofrecer tours virtuales y kits para que las personas hagan trufas en su casa.

Hoy día, ha logrado salir adelante con su negocio, mantener su equipo de trabajo y apoyar a los sembradores de cacao.

“El saber que podemos seguir produciendo es más grande que nosotros. También ayuda a otros, pues todos vivimos de eso”.

Contáctanos