Pandemia

Obreros, amas de casa y jubilados: 94% de quienes murieron en México por COVID-19

Un estudio de la UNAM revela que la pandemia impactó más a los sectores vulnerables.

Telemundo

CIUDAD DE MÉXICO - Los moños representan cada una de las vidas que aquí arrancó el COVID-19: fueron casi 30 en este callejón de Iztapalapa, todos ellos hombres y mujeres que no pudieron quedarse en sus casas durante la pandemia.

“Él es mi yerno, se infectó yendo a su trabajo o en su trabajo”, dice Saturnina sobre el policía que no dejó de trabajar de un solo día hasta que murió.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Al igual que lo hizo el 94% de las víctimas fatales de este virus en México, las cuales según un estudio de la máxima casa de estudios del país, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) eran obreros, comerciantes, amas de casa y jubilados con condiciones económicas adversas.

"Son personas que tienen el impacto de esta inequidad, que tienen bajo nivel socioeconómico bajo acceso a educación y a sistemas de salud", dice la doctora Guadalupe Ponciano, del departamento de Salud Pública de la UNAM.

La investigación reveló que la mitad de los decesos se produjo en personas con un nivel educativo máximo de primaria y que tenían que salir, dice Ismael Mora -quien perdió a familiares y vecinos-, a ganarse la vida en medio de la emergencia.

Los que salían a trabajar llevaban la enfermedad a su casa y contagiaban a su familia, considera Mora.

La farmacéutica estadounidense Pfizer aseguró al diario The Wall Street Journal que detectó versiones falsas de su vacuna contra COVID-19 en México, lo que ya generó reacciones en ese país.

El informe elaborado por la UNAM señala además que dentro de ese sector fallecieron dos hombres por cada mujer y el control de la gravedad de su padecimiento fue directamente proporcional a su economía.

Así lo confirman quienes sumidos en la pobreza, como Lorena Solano, nada pudieron hacer para salvar a sus seres queridos.

"No tenían dónde ir, los hospital estaban ocupados, estaban todos llenos, no los atendían como se deben; entonces aquí no hay para medicinas, no hay dinero", expresa Solano.

El análisis reveló también que solo uno de cada cuatro pacientes recibieron atención en un centro médico y el 92% de los decesos ocurrieron en hospitales públicos, poco más de la mitad en el Instituto Mexicano del Seguro Social, el IMSS.

Contáctanos