México: una fiesta más allá de los tamales

México: una fiesta más allá de los tamales

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Preparativos para una tormenta: Una guía para su familia y su hogar
    Shutterstock
    Los tamales son el platillo principal de la Fiesta de la Candelaria. En México se preparan más de 500 variedades.

    Desde el fin de semana, y posiblemente durante toda esta semana, en millones de hogares mexicanos se comerán tamales y atole que en teoría deben invitar aquellos que sacaron un niño dios de las Roscas de Reyes que se partieron el 6 de enero.

    La festividad del 2 de febrero, que es el Día de la Candelaria, conmemora el día en que el niño Jesús fue presentado por sus padres, según la costumbre judía; hecho que ocurre 40 días después de la Navidad.

    Sin embargo, pocos son los mexicanos que recuerdan el origen del festejo, que ha sido reducido a una posibilidad más de reunirse con amigos y familiares a comer alguna de las 500 variedades de tamales que se preparan en México.

    Quizá, los más tradicionales, aún acostumbran “vestir” al Niño que salió en la Rosca de Reyes y lo llevan a una ceremonia religiosa, en la que es bendecido, como parte de las celebraciones en honor de la Virgen de la Candelaria, que es una imagen de mujer que lleva recostado a un niño sobre su brazo y en su mano izquierda una candela o vela.

    Esta virgen es una advocación mariana que proviene de Tenerife, España, pero que es venerada en la mayoría de los países de América Latina, donde se le celebra de diversas maneras. En México, las celebraciones que reúnen a mayor cantidad de fieles ocurren en San Juan de los Lagos, Jalisco, -donde se congrega hasta 2 millones de personas- y la de Tlacotalpan, en Veracruz.

    • Pero, ¿de dónde proviene la tradición de comer tamales en esa fecha?

    Al igual que ha ocurrido con otras fiesta religiosas que llegaron tras La Conquista, la celebración de La Candelaria se empalma con fechas en las que los antepasados prehispánicos veneraban a sus deidades. En este caso, se trata del primer día del año azteca en honor a Tláloc, Chalchiuhtlicue y Quetzalcóatl.

    Y los tamales y el atole, ambos productos del maíz, recuerdan al cultivo típico del mundo prehispánico. Baste recordar que en el Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas, se relata de la leyenda de cómo los dioses crearon al hombre a partir del maíz.

    Así que en este día, al comer tamales y atole de alguna manera se venera a los dioses prehispánicos.

    • ¿Qué son los tamales?

    En toda América Latina se preparan tamales, aunque se les conoce con otros nombres. El nombre tamal proviene del náhuatl “tamalli”, que significa envuelto, y es un alimento elaborado con maíz, relleno de diversas cosas, y que es cocido envuelto en hojas que pueden ser de maíz, de plátano, de chilaca y hasta carrizo.