conductor UPS

Familia de conductor de UPS asesinado en tiroteo con la policía presenta demanda

El Departamento de Aplicación de la Ley de Florida dijo que 20 oficiales de cuatro agencias diferentes estuvieron involucrados en el tiroteo.

Frank Ordonez

La familia del conductor de UPS que murió baleado en un enfrentamiento a tiros el año pasado en Miramar, entre la policía y sospechosos armados que habían tomado al joven como rehén, acaba de presentar una demanda contra media docena de agencias policiales.

La demanda, presentada en el condado de Broward por los herederos de Frank Ordonez, nombra como acusados tanto al Departamento de Policía de Miami-Dade como a la Oficina del Sheriff de Broward, también incluye a la Patrulla de Carreteras de Florida y a los departamentos de policía de las ciudades de Doral, Miramar y Pembroke Pines.

“Esperamos que los departamentos de policía demandados publiquen copias de las imágenes de sus cámaras corporales y de las transmisiones de radio de los patrulleros”, dijeron los abogados Adam Finkel y Michael Haggard en un comunicado. “Las familias y el público tienen derecho a saber qué sucedió y cómo reaccionaron las fuerzas del orden en este trágico día".

Frank Ordonez, el conductor de un camión de UPS secuestrado, había sido obligado a conducir en una persecución que se extendió por varios condados, luego de que comenzara con un robo a mano armada y un tiroteo en una joyería de Coral Gables el pasado 5 de diciembre y que terminó con una lluvia de disparos que dejó cuatro muertos en Miramar.

Las autoridades iniciaron la persecución del camión de UPS, que por la Interestatal 75 entró el condado de Broward y se abrió paso a través de Pembroke Pines y Miramar con decenas de oficiales persiguiéndolo. Las autoridades dijeron que los sospechosos dispararon contra los agentes mientras intentaban evadir a las autoridades.

Cuando el camión se detuvo por el tráfico congestionado en un semáforo cerca de Miramar Parkway y Flamingo Road, los sospechosos abrieron fuego contra los oficiales, lo que resultó en un intercambio de disparos entre la policía y los presuntos asaltantes, dijo George Piro del FBI en una conferencia de prensa que tuvo lugar días después del incidente.

El Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida confirmó que 20 oficiales de cuatro agencias diferentes estuvieron involucrados en el tiroteo, entre ellos: tres oficiales del Departamento de Policía de Miramar, un oficial de Pembroke Pines, un oficial de la Patrulla de Carreteras de Florida y 15 oficiales del Departamento de Policía de Miami-Dade estuvieron involucrados en el tiroteo.

Otro hombre, Carlos Lara, también fue mencionado como demandante en la acción legal. Por el momento los investigadores aún tienen que revelar quién realizó los disparos mortales que mataron a Ordóñez, de 27 años, y a Richard Cutshaw, de 70 años, quien murió en el fuego cruzado cuando conducía del trabajo a su casa.

Contáctanos