miami dade

Familia boricua rehace su vida en Miami mediante la música

Al menos dos integrantes de la familia Berrios trabajan hoy en escuelas públicas del condado tras llegar de Puerto Rico en busca de una nueva vida luego del paso del huracán María.

Telemundo

Este mes se celebra la herencia hispana y los valores que sin duda caracterizan a nuestras familias. Ejemplo de nuestras tradiciones es esta familia de Puerto Rico que hoy comparte su historia de como emprendieron un rumbo nuevo para comenzar de cero después de la devastación del huracán María hace cuatro años.

Luego de que la familia lo dejó todo en Puerto Rico, gracias a sus esfuerzos y su talento han encontrado una segunda familia en el sur de Florida. En casa de la familia Berrios nunca falta la alegría y el buen ritmo, todos llevan la música en la sangre y hoy celebran la vida, pero hace 4 años, todo cambió para ellos tras el paso del huracán María en su país natal.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Jose Berrios recuerda que en aquel tiempo se dijo: “hay que hacer algo, hay que buscar trabajo estábamos en Puerto Rico sin las cosas básicas como energía eléctrica, agua, no había hielo, llevábamos meses sin tomar algo frío, ayudándonos los vecinos unos a otros. Y entonces tomamos esa decisión y me moví con mis documentos creyendo que algo iba pasar”.

En busca de nuevas oportunidades llegaron todos a Miami. Sin nada material, pero llenos de fe y talento. El señor Berrios tenía su título en educación, y pronto encontró trabajo en lo que hoy considera una segunda familia: el sistema escolar de Miami Dade.

“Yo no esperaba esa forma de atención realmente estaban bien comprometidos con la gente que venía de Puerto Rico saliendo de la situacion del huracán María”, rememora Berrios, quien hoy es maestro de música en la escuela Dr. William A. Chapman en Homestead.

Una de sus hijas también trabaja con las escuelas públicas del condado, una institución que apoyó a esta familia en varios sentidos.

Diana Venturini, portavoz de las escuelas públicas de Miami Dade precisa: “cuando encontramos familias, niños con necesidades vemos como podemos ayudar, tenemos dos negocios que están en el distrito en Linsay Hopkins … allí hay ropa, zapatos comida, mochilas, todo lo que uno necesita y las familias están invitadas para elegir la ropa que le gusta”.

De sus inicios Berrios recuerda “vine decidido a hacer lo mejor que podía ofrecer al distrito. Creo que la educación, nos abre puertas y sobretodo que la educación musical es básica. No somos robots, la música es una de las mejores maneras, y de las más bellas para expresar nuestras emociones, el mensaje, comunciarlo”.

Hoy lejos de Puerto Rico llevan su música y su cultura de cerca. Al “dejar la tierra de uno, no pensaba que iba a ser tan difícil, realmente la gente buena de este lugar nos aliviaron ese dolor y ese vacío que se puede sentir al salir de tu tierra, yo soy un jíbaro puertorriqueño”. 

El maestro de música dice que antes de llegar a Miami, el solicitó la evaluación de sus títulos. En aquel entonces no surgió nada, hasta después del huracán encontró trabajo y ayuda.

Para quienes comienzan de cero, el distrito escolar de Miami Dade tiene una tienda que ofrece artículos de primera necesidad que está ubicada en el College Técnico Lindsey Hopkins en el noroeste de Miami. Toda la mercancía son donaciones para las familias necesitadas.

Contáctanos