south miami

Dueño de gimnasio se defiende ante continuas quejas

Un gimnasio local se está enfrentando a la ciudad de South Miami. Todo esto por quejas de ruido de los vecinos.

Telemundo

Un gimnasio local se está enfrentando a la ciudad de South Miami. Todo esto por quejas de ruido de los vecinos. Sin embargo, el dueño del comercio afirma que ha hecho todo bajo la ley.

El juez encargado de revisar el caso este viernes llego a la conclusión de que el dueño del gimnasio está violando la ordenanza de ruido de la ciudad, pero el propietario del comercio no está de acuerdo.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Gabriel Varona, dueño del Gimnasio Stunna’s en South Miami, dijo: “Tres vecinos que viven atrás, que viven en casas, separados, son los que siguen haciendo el complaint con la ciudad y la ciudad me mete la multa a mí”.

Este viernes el juez reviso 15 de las 77 citaciones que se le han enviado a varona y lo encontró culpable de no cumplir con la ley de ruido de la ciudad.

 “La ciudad me sigue cambiando todas las reglas para estar aquí, ellos me dieron la licencia para estar aquí con el negocio que estoy corriendo y me cambiaron todo”, dijo Varona.

Este comerciante abrió el gimnasio en el 2017 y la ordenanza sobre el ruido se modificó dos años después. Varona dice que instalo materiales de insonorización para cumplir. Pero varios vecinos han denunciado que los fuertes sonidos continúan.

Por su parte, varona dice que se siente señalado ya que según el otro gimnasio en la misma zona no ha sido citado. Cada violación varía entre los 340 y 475 dólares y hasta el momento el juez se ha inclinado a favor de la ciudad.

“Como está la situación yo no me puedo quedar aquí, me faltan 3 años más en el lease mío, pero como está y como la ciudad me está corriendo para abajo, aquí no se puede correr un negocio, en South Miami no me puedo quedar”, dijo Varona”.

Hasta la fecha, varona enfrenta más de 10 mil dólares en multas. Vecinos con los que hablamos fuera de cámara me dicen que el ruido es evidente y esperan que haya una solución para todos pronto.

Contáctanos