Impacto económico

Lo que hará la Reserva Federal para ayudarte a salir de la crisis por COVID-19

Reserva-Federal

Washington, D.C.- La Reserva Federal (Fed) mantuvo este miércoles los tipos de interés en el rango del 0 y el 0.25 % a la vez que pronosticó una contracción económica del 6.5 % y una tasa desempleo del 9.3 % al final del año debido a la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

Se trata de las primeras proyecciones del banco central, divulgadas al término de la reunión de dos días de política monetaria, desde la llegada del coronavirus al país. El Banco Central insistió en que la pandemia supone "un considerable riesgo" para las perspectivas económicas en los próximos 18 meses.

Los movimientos de la Fed afectan las tasas de préstamos y ahorro que ven todos los días, explica nuestra cadena hermana CNBC.com. Por ejemplo, las tasas de las tarjetas de crédito se redujeron a un mínimo de cuatro años de 16.01% desde un máximo del 17.85% cuando la Fed comenzó a reducir las tasas en julio pasado, según Bankrate.

Al mismo tiempo, las tasas hipotecarias son sustancialmente más bajas, también en beneficio de solo algunas. La tasa fija promedio de 30 años ahora está en un mínimo histórico de 3.47%, según Bankrate. Sin embargo, algunos prestamistas han dejado de ofrecer ciertas opciones de refinanciamiento y programas de hipotecas gigantes, debido al nuevo riesgo en el mercado que genera el programa de rescate hipotecario, parte de la Ley CARES.

"El crédito se está ajustando, por lo que mientras las tasas están en mínimos históricos, menos prestatarios pueden aprovechar eso", dijo Greg McBride, de Bankrate.

¿Banco Central al rescate otra vez?

Enfrentada con una economía dominada por la recesión y el alto desempleo, la Reserva Federal dejó en claro el miércoles que seguirá suministrando toda la ayuda que pueda comprando bonos para mantener bajas tasas de interés y pronosticando que no habrá alzas de tasas hasta 2022.

La Fed ha reducido su tasa de referencia a corto plazo a casi cero. Mantener su tasa ultra baja durante más de dos años más podría facilitar que los consumidores y las empresas pidan prestado y gasten lo suficiente para ayudar a una economía deprimida por los cierres comerciales aún generalizados por el coronavirus.

En un comunicado después de que finalizó su última reunión de política, la Fed también se dio crédito por sus programas de préstamos de emergencia para revivir el flujo de crédito a los hogares y las empresas, después de que los mercados habían colapsado en marzo cuando los inversores vendieron una gama de valores para aumentar sus tenencias de efectivo.

El banco central señaló en su declaración que el brote viral ha causado una fuerte caída en la actividad económica y un aumento en la pérdida de empleos. Los funcionarios de la Fed estiman que la economía se contraerá un 6.5% este año, en línea con otras previsiones, antes de expandirse un 5% en 2021. Previenen que la tasa de desempleo sea del 9.3%, cerca del pico de la última recesión, para fines de este año. La tasa es ahora del 13.3%.

La Fed también especificó que comprará $ 80,000 millones en valores del Tesoro al mes y $ 40,000 millones en valores respaldados por hipotecas. El banco central ha estado desacelerando sus compras de hasta $ 375,000 millones al mes en marzo. Pero esta es la primera vez que la Fed indica el tamaño de las compras que realizará en los próximos meses.

Las acciones de la Fed se atribuyen a haber ayudado a impulsar un repunte extraordinario en el mercado de valores, que casi ha recuperado su nivel máximo previo a la pandemia después de una caída vertiginosa en marzo.

Y al comprometerse a comprar bonos corporativos, revitalizando así el mercado de dichos valores, la Reserva Federal también se aseguró de que las corporaciones puedan continuar tomando préstamos. Sus iniciativas también incluyen un primer programa a través del cual la Fed compra deuda del gobierno estatal y local para apoyar el mercado de bonos municipales.

Muchos economistas dicen que esos pasos han evitado que la desaceleración empeore, al mantener el flujo de crédito. Esta semana, la Oficina Nacional de Investigación Económica, el árbitro oficial de las recesiones, declaró que la economía estadounidense entró en recesión en febrero.

Un desafío para la Fed ahora es cambiar su enfoque de las acciones de emergencia que tomó en marzo y abril cuando se llevó a la economía a un cierre, a los pasos que tomará para estimular una recuperación a medida que las empresas reabran cada vez más.

En declaraciones el mes pasado, el vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, enfatizó que el brote viral sigue siendo una amenaza para la economía. Pero también indicó que los funcionarios de la Fed quieren ver algunos meses más de datos para evaluar la salud de la economía antes de determinar sus próximos pasos.

Por ahora, los funcionarios de la Fed probablemente sientan poca presión para actuar más porque pocos inversores esperan que hagan algún cambio en su tasa de referencia en el corto plazo. Aunque técnicamente la Fed podría reducir las tasas en territorio negativo, Powell ha rechazado en gran medida las tasas negativas como una opción.

Aún así, hay medidas adicionales que la Fed puede tomar. La Fed podría especificar cuánto tiempo está preparada para mantener las tasas a corto plazo cerca de cero y cuánto comprará bonos para mantener bajas las tasas a largo plazo. Esta guía puede ayudar a la economía al reducir la probabilidad de que los inversores aumenten las tasas a largo plazo.

Contáctanos