Años de prisión a policía que permitió golpiza

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Preparativos para una tormenta: Una guía para su familia y su hogar
    Oficina del alguacil del condado Los Angeles
    Agentes detuvieron a la víctima, Gabriel Carrillo (en la foto), quien estaba en la cárcel para visitar a su hermano, porque tenía un teléfono celular, lo cual está prohibido.

    LOS ANGELES -- Un ex subjefe de policía del condado Los Ángeles fue sentenciado a ocho años de prisión federal por supervisar la golpiza a un visitante a la cárcel que, según testificaron guardias, estaba esposado, tirado en el piso y cubierto de sangre.

    El juez federal de distrito George King ordenó que el ex sargento Eric González fuera tomado bajo custodia inmediatamente después de emitir la sentencia, y le dijo que había "abusado de su autoridad y corrompido el sistema que juró defender".

    González, con 15 años de antigüedad en el departamento de policía, fue declarado en junio culpable de privación de derechos civiles, conspiración para violar derechos constitucionales y falsificación de registros en el caso de la golpiza contra Gabriel Carrillo en 2011. Otros cuatro agentes fueron condenados en el caso y están en espera de sentencia, mientras que a un quinto agente se le abrió proceso el mes pasado y enfrenta juicio en diciembre.

    Las condenas en el caso de Carrillo son parte de una investigación federal sobre violaciones a los derechos civiles y corrupción en el departamento de policía más grande del país.

    Casi dos decenas de miembros del departamento, incluido el ex segundo al mando, han sido acusados de crímenes diversos, que van desde golpizas hasta obstrucción de la justicia; 15 de ellos han sido condenados hasta ahora, según la oficina del fiscal federal.

    Fiscales dijeron que González supervisó la "salvaje golpiza" contra Carrillo en un salón de descanso de la cárcel para varones en el centro de Los Ángeles ocurrida el 26 de febrero de 2011.

    Agentes detuvieron a Carrillo, quien estaba en la cárcel para visitar a su hermano, porque tenía un teléfono celular, lo cual está prohibido. La golpiza comenzó, señalaron los fiscales, cuando Carrillo, ya esposado, comentó a un agente que si no estuviera maniatado "la historia sería diferente".

    Mientras González observaba, agentes empujaron a Carrillo contra un refrigerador, lo derribaron al piso, lo golpearon con los puños y lo patearon varias veces, además de rociarle gas pimienta en el rostro. Carrillo fue después acusado de agresión contra un agente de custodia, de oponer resistencia e intentar huir durante una detención legal, cargos que fueron desechados posteriormente.

    El condado Los Ángeles pagó a Carrillo 1,2 millones de dólares para que retirara una demanda por violación de derechos civiles relacionada a la golpiza.

    • En otro tema de interés: Fotos: Los disfraces más sexys de las famosas. Detalles aquí o presiona la foto.