La pena de muerte en EEUU: cómo y dónde se aplica