Biden: Niños migrantes “son nuestros”

"Ellos no son los niños de alguien más, son nuestros niños", señaló el vicepresidente en referencia a los 57,000 mil menores a la espera de una decisión en torno a su futuro. Aquí los detalles.

Biden: Niños migrantes “son nuestros”
Crédito: Getty Images
Por AP 3 de septiembre de 2014

WASHINGTON -- Estados Unidos será juzgado por cómo trate a los miles de niños migrantes que están llegando a su frontera, dijo el miércoles el vicepresidente Joseph Biden, quien también advirtió que el país se verá obligado a enviar a algunos menores de regreso a entornos peligrosos y desafortunados.


"Ellos no son los niños de alguien más, son nuestros niños", señaló.


Al pedir ayuda a abogados para representar a los menores inmigrantes detenidos en la frontera, Biden dijo que será una tarea difícil para un sistema legal saturado evaluar si estos muchachos cumplen con el criterio para recibir estatus de refugiados y si regresarlos puede ponerlos en riesgo físico.


Al mismo tiempo, dijo que no es factible para Estados Unidos permitir que los menores se queden sólo porque aquí estarían mejor que en sus países de origen.


"Los jueces enviarán de regreso a algunos niños a entornos que no son tan buenos como las instalaciones donde están viviendo", señaló el vicepresidente en referencia a los centros de detención que el gobierno federal ha instalado para albergar a la ola de migrantes que han llegado. Pero las circunstancias "no cumplirán con los estándares de asilo".


El llamado de Biden a las personas que trabajan en servicios legales comunitarios reflejan en sentido de urgencia que la administración de Barack Obama ve en garantizar representación legal a más de 57,000 niños migrantes pese a la incapacidad del gobierno de persuadir al Congreso a que autorice recursos de emergencia para enfrentar el arribo de los inmigrantes. La Casa Blanca dijo que menos de la mitad de ellos cuentan ahora con abogado.


El vicepresidente afirmó que la clave es atacar las causas de la violencia en las naciones centroamericanas que están haciendo que los padres paguen a personas "sin escrúpulos" que introducen a los niños sin autorización a Estados Unidos.


Sin embargo, lamentó también que las preocupaciones políticas internas estén haciendo que los líderes de esas naciones eviten dar los pasos que Colombia ha tomado para reducir los narcóticos y la corrupción bajo un programa de asistencia estadounidense conocido como Plan Colombia.


Biden también sostuvo que los gobiernos centroamericanos no están preparados para tomar decisiones drásticas para resolver los problemas que causan la inmigración.


"Pero el presidente y yo estamos preparados", declaró.