¿Los autos rojos imanes para accidentes?

¿Los autos rojos imanes para accidentes?

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ShutterStock
    Foto Ilustración.

    Al momento de comprar un choche, una de las características que todos tomamos en cuenta es el color. Detrás de esta decisión influyen varios aspectos psicológicos de cada conductor. ¿Pero has pensado si el color puede ser un factor de seguridad?

    Mucho satanizan al color rojo como el más peligroso, incluso lo califican de ser un coló “imán” para los accidentes. La realidad es que si existen colores más seguros que otros, pero esto tiene que ver con su capacidad de reflejar la luz, no con supersticiones o suerte.

    Un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, con respaldo de especialistas en optometría (medición del índice de percepción visual) señala que existen determinados colores que, durante la noche o en el atardecer, se pueden “camuflar” con el asfalto de la carretera o la oscuridad. Por consiguiente al no poder ser vistos con facilidad por los otros conductores el peligro de accidente se incrementa.

    Los colores negro, verde y morado son los más peligrosos, al ofrecer un ángulo visual no mayor de 36 grados. Siendo el negro el color que mayor cantidad de luz absorbe siendo el menos visible.

    El color de un objeto depende de la radiación electromagnética, luz que lo ilumina y de las propiedades que el objeto tiene para reflejar, transmitir y absorber la radiación de luz. Por lo tanto, el color en el vehículo influye según el entorno y la iluminación.

    La distancia que percibe un automovilista a otro vehículo depende de el reflejo que el color del otro automóvil emite.

    Los autos rojos o amarillos resultan más visibles en vías iluminadas, tanto durante el día como por la noche.

    El color blanco es el más seguro al tener la propiedad de reflejar todos las longitudes de onda de los rayos del sol, convirtiéndose en el color más visible.

    Otro estudio de la Universidad de Auckland examinó el efecto del color y el riesgo de accidentes, entre más de mil conductores, y determinó que los autos marrones, negros y verdes son los que más accidentes sufren, y los grises y amarillos los que menos.

    En condiciones de poca visibilidad, por lluvia o niebla, los autos de colores brillantes como amarillo y rojo son hasta tres veces más visibles que los oscuros, reduciendo en un 20% el riesgo de colisión.

    El color puede ser tomado en cuenta como un factor de seguridad, pero factores como la conducta, pericia y responsabilidad del conductor al momento de estar tras el volante, tienen una influencia mayor que el color del automóvil para evitar accidentes.