Senado: CIA torturó a detenidos y mintió

Senado: CIA torturó a detenidos y mintió

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO

    Las duras técnicas de interrogatorio utilizadas por la CIA en los años después del 11 de septiembre de 2001 fueron esencialmente inútiles, y mucho más brutales que lo que la agencia de espionaje dijo al Congreso y al público, de acuerdo con un informe del Senado difundido el martes.

    Se encontró que las tácticas de interrogatorio de la CIA, empleadas durante días o semanas a la vez, nunca llevaron a la inteligencia hacia una "amenaza inminente" - la supuesta bomba usada a menudo como justificación para ese tipo de interrogatorios. En algunos casos, los medios eran contraproducentes, según el informe.

    "Es mi conclusión personal que, en virtud de cualquier sentido común del término, los detenidos de la CIA fueron torturados", aseguró al presentar el reporte la senadora Dianne Feinstein, demócrata de California y presidenta del Comité de Inteligencia del Senado.

    El informe agrega que la CIA engañó a la nación con su insistencia en que las duras tácticas de interrogatorio habían salvado vidas. Indica que esas afirmaciones fueron desacreditadas incluso por los propios archivos de la CIA.

    Revelador informe sobre supuestas torturas de la CIA

    Revelador informe sobre supuestas torturas de la CIA
    Se dio a conocer un resumen ejecutivo por la Comisión de Inteligencia del Senado, acerca del programa de detención e interrogación de la CIA. (Publicado martes 9 de diciembre de 2014)

    Feinstein indicó que el informe es un preocupante registro de una mancha en la historia de Estados Unidos. Explicó que las técnicas de interrogatorio de la CIA utilizadas en al menos 119 personas, en algunos casos terminaron en tortura.

    La senadora cree que revelar estas tácticas de interrogación es un paso importante en la restauración de los valores estadounidenses. En tal sentido el presidente Barack Obama, dijo afirmó que las prácticas de tortura de la CIA  no ayudaron a los "esfuerzos contra el terrorismo" ni a los intereses de seguridad nacional del país, después de la difusión de un informe en el Senado al respecto.

    El informe sobre las prácticas de la CIA "documenta un programa preocupante" de interrogatorio a sospechosos de terrorismo entre 2001 y 2009, y debe contribuir "a dejar esas prácticas donde pertenecen, en el pasado", afirmó Obama en un comunicado.

    El documento "refuerza mi opinión de que estos duros métodos no solo fueron inconsistentes con nuestros valores como nación, sino que no fueron de servicio a nuestros esfuerzos generales contra el terrorismo ni nuestros intereses de seguridad nacional", indicó.

    El informe de 500 páginas representa el resumen ejecutivo y las conclusiones de una investigación todavía clasificada de 6,700 páginas. 

    Seguridad reforzada

    Embajadas, unidades militares y otros intereses de Estados Unidos se preparan para posibles riesgos de seguridad relacionados con el reporte sobre las duras técnicas de interrogación de la CIA.

    El reporte equivale a la primera narración pública sobre el uso de tortura por parte de la CIA contra supuestos miembros de al-Qaida retenidos en instalaciones secretas en Europa y Asia en los años posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en territorio estadounidense.

    "Existen algunos indicios de que la publicación del reporte pueda generar más riesgos para instalaciones e individuos estadounidenses en diversas partes del mundo", dijo el lunes el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest. "El gobierno ha tomado medidas previsoras para asegurar que se tomen las debidas precauciones en las instalaciones de Estados Unidos en el mundo".

    De igual manera, el coronel del ejército Steve Warren, un portavoz del Pentágono, dijo que "existe la posibilidad de que la difusión de este reporte cause agitación" y por ello se ha instruido a comandos de combate a que tomen medidas de protección.

    Aunque la Casa Blanca ha dicho que ve con buenos ojos la publicación del sumario, algunos funcionarios han dicho que sí les preocupan los riesgos potenciales de seguridad que puedan surgir.