Costa Rica acoge reunión sobre migrantes cubanos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Los vicecancilleres de Relaciones Exteriores y directores de Migración de varios países de América se reunirán este martes en Costa Rica para dar seguimiento al flujo de migrantes cubanos que transita por la región, rumbo a Estados Unidos. (Publicado lunes 11 de abril de 2016)

    Los vicecancilleres de Relaciones Exteriores y directores de Migración de varios países de América se reunirán el martes en Costa Rica para dar seguimiento al flujo de migrantes cubanos que transita por la región, rumbo a EE.UU.

    En la actividad participarán representantes de México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, México, Colombia, Ecuador, EE.UU. y Cuba, así como de la Organización Mundial de Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).
    El vicecanciller costarricense, Alejandro Solano, había indicado que este tema requiere constante observación para prever medidas para la migración ordenada de los cubanos que se encuentran en tránsito por los países de la región.
    El objetivo es dar una respuesta a la migración que se sigue presentando en la región tras las crisis que comenzó el 15 de noviembre pasado cuando Nicaragua le cerró la frontera a los cubanos que realizaban su travesía por tierra, al aducir riesgos para la soberanía del país.
    Cerca de 8.000 cubanos quedaron varados en Costa Rica y más tarde casi 2.000 en Panamá.
    Tras semanas de negociaciones, Costa Rica, El Salvador y Guatemala acordaron abrir una ruta aérea y terrestre para la salida de los migrantes y que así pudieran llegar a Estados Unidos, su destino final.
    Costa Rica y Panamá también acordaron con México el traslado directo de unos 6.000 cubanos, un operativo que concluyó el pasado 15 de marzo.
    Desde diciembre, Costa Rica dejó de entregar visas de tránsito a los cubanos, con lo que ha evitado que más de estos migrantes sigan ingresando al país.
    Sin embargo, el flujo no se ha detenido y cerca de 2.147 de ellos se encuentran varados en Panamá debido a la negativa de Costa Rica de permitirles el paso.
    Las renovadas relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba, y la posibilidad de que el Gobierno estadounidense elimine la Ley de Ajuste Cubano que concede beneficios a los antillanos para vivir en ese país, estimulan a muchos cubanos a dejar la isla.

    Los vicecancilleres de Relaciones Exteriores y directores de Migración de varios países de América se reunirán este martes en Costa Rica para dar seguimiento al flujo de migrantes cubanos que transita por la región, rumbo a Estados Unidos.

    En la actividad participarán representantes de México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá, México, Colombia, Ecuador, EE.UU. y Cuba, así como de la Organización Mundial de Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

    El vicecanciller costarricense, Alejandro Solano, había indicado que este tema requiere constante observación para prever medidas para la migración ordenada de los cubanos que se encuentran en tránsito por los países de la región.

    El objetivo es dar una respuesta a la migración que se sigue presentando en la región tras las crisis que comenzó el 15 de noviembre pasado cuando Nicaragua le cerró la frontera a los cubanos que realizaban su travesía por tierra, al aducir riesgos para la soberanía del país.

    Cerca de 8.000 cubanos quedaron varados en Costa Rica y más tarde casi 2.000 en Panamá.

    Tras semanas de negociaciones, Costa Rica, El Salvador y Guatemala acordaron abrir una ruta aérea y terrestre para la salida de los migrantes y que así pudieran llegar a Estados Unidos, su destino final.

    Costa Rica y Panamá también acordaron con México el traslado directo de unos 6.000 cubanos, un operativo que concluyó el pasado 15 de marzo.

    Desde diciembre, Costa Rica dejó de entregar visas de tránsito a los cubanos, con lo que ha evitado que más de estos migrantes sigan ingresando al país.

    Sin embargo, el flujo no se ha detenido y cerca de 2.147 de ellos se encuentran varados en Panamá debido a la negativa de Costa Rica de permitirles el paso.

    Las renovadas relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba, y la posibilidad de que el Gobierno estadounidense elimine la Ley de Ajuste Cubano que concede beneficios a los antillanos para vivir en ese país, estimulan a muchos cubanos a dejar la isla.