Piden observadores en Siria

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    Imagen de un video de Youtube en la que se ve a manifestantes que protestan contra el régimen de Bachar al-Asad en Siria.

    DAMASCO - El Consejo Nacional Sirio (CNS), que representa a la mayoría de la oposición, estimó el lunes que el régimen está perpetrando una "masacre" en Homs y pidió el envío de observadores árabes e internacionales para brindar "protección" a los civiles de esta ciudad.

    El CNS pidió a la ONU, la Organización de la Conferencia Islámica y las organizaciones internacionales árabes que "actúen para frenar la masacre que el régimen está cometiendo en Homs, brindando una protección internacional a los civiles".

    El Consejo instó a la Liga Arabe a "intervenir inmediatamente para que el régimen sirio termine su salvaje ataque contra Homs y autorice la entrada de alimentos y material médico".

    El domingo, la represión causó la muerte de 19 personas más, durante el primer día de la fiesta musulmana del sacrificio, y la Liga Arabe estimó que Siria no está aplicando su plan de salida de crisis en el país.

    El plan de la Liga Arabe prevé un cese de la violencia, la liberación de las personas detenidas durante la represión, la retirada del ejército de la calle y la libre circulación de los observadores y medios de comunicación internacionales, antes de la apertura de un diálogo entre el régimen y la oposición.

    El sábado, el régimen sirio había liberado a más de 550 personas detenidas durante la represión del movimiento de protesta, como primera señal del cumplimiento del plan árabe para resolver la crisis. Sin embargo, desde el miércoles, día en que Siria aceptó este plan, las fuerzas de seguridad han matado a más de 70 personas.

    El representante de Siria en la Liga Arabe, Yusef Ahmad, acusó a la organización de haberse "extralimitado" y afirmó que Damasco le había entregado "información sobre los ataques de grupos terroristas armados contra los civiles y las fuerzas de seguridad".

    El régimen no reconoce el alcance de la revuelta popular que sacude Siria desde hace más de ocho meses y acusa a "bandas armadas" de querer sembrar el caos y dividir el país.