EE.UU abierto a diálogo con Venezuela

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    WASHINGTON - Estados Unidos sigue abierto a la posibilidad de iniciar un diálogo con Venezuela, pese a la tensión generada por la expulsión de la cónsul de ese país en Miami, Livia Acosta Noguera, indicó hoy el Departamento de Estado. "No hemos tenido ningún cambio profundo en nuestra política hacia Venezuela", aseguró la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, preguntada en su conferencia de prensa diaria por la disposición de su país a un diálogo directo con la nación suramericana. "Esta ha sido una relación difícil y compleja, pero eso no cambia el hecho de que si hubiera formas de mejorarla, estaríamos abiertos a ello", agregó. Estados Unidos informó el domingo de la orden de salida a la cónsul venezolana, pero no ha dado explicaciones sobre la decisión, que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tildó el lunes de "arbitraria" e "injustificada". Nuland reaccionó hoy a esas críticas al señalar que Washington ha "dejado claro que esa individuo en particular no es bienvenida aquí, debido a un comportamiento incompatible con su estatus". Por su parte, Chávez indicó el lunes que evaluará con su Cancillería "la respuesta que habrá que dar a ese atropello contra nuestro pueblo, contra nuestro país, contra nuestra revolución". El anuncio se produjo después de que la cadena de televisión Univisión transmitiera en diciembre el documental "La amenaza iraní", sobre una supuesta planificación en 2006 para atacar a los sistemas de varias plantas nucleares en EE.UU., además de la Casa Blanca, el FBI y la CIA. En el programa, algunos entrevistados dijeron que las embajadas de Irán, Cuba y Venezuela habrían participado en el plan, y posteriormente el presidente de la organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), José Antonio Colina, se pronunció a favor de investigar a la cónsul, que estaba en el cargo desde marzo de 2001. Los legisladores republicanos Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz Balart y David Rivera, y el demócrata Albio Sires también solicitaron a la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, que investigara las acusaciones contra la diplomática venezolana y, de comprobarse, pedirle la salida inmediata del país.