50 latigazos por insultar al Islam

50 latigazos por insultar al Islam

latigo

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos - Un bloguero saudí condenado por insultar al islam fue llevado a una plaza pública después de las oraciones del viernes al mediodía en la ciudad portuaria de Yeda y fue azotado 50 veces ante cientos de testigos, relató uno de los presentes.

El testigo dijo que Raif Badawi permaneció con los pies y manos encadenados durante los azotes, pero se podía ver su rostro. El sentenciado se mantuvo en silencio y no lloró, agregó el testigo, quien habló a condición del anonimato ante el temor de represalias de las autoridades. Agregó que el castigo duró unos 15 minutos.

Badawi fue sentenciado en mayo a 10 años de prisión y 1,000 latigazos por criticar a los poderosos clérigos de Arabia Saudí a través de un blog liberal fundado por él mismo. El blog ya no está en línea. También se le ordenó pagar una multa de 1 millón de riyales, unos 266,600 dólares.

Activistas de derechos humanos dijeron que las autoridades están utilizando el caso de Badawi como advertencia a otros que piensen en criticar al poderoso régimen religioso del reino, del cual deriva en parte la autoridad de la familia gobernante.

La organización Amnistía Internacional indicó que Badawi recibirá 50 latigazos una vez a la semana durante 20 semanas. Estados Unidos, un cercano aliado de Arabia Saudí, pidió a las autoridades saudíes cancelar el castigo.

Pese a los pedidos internacionales para que sea liberado, Badawi, padre de tres, fue llevado de la prisión a la plaza pública en autobús y fue azotado en la espalda frente a una multitud que acababa de salir de las oraciones del mediodía en una mezquita cercana.

Badawi está preso desde mediados de 2012 después de fundar el blog Libertad a los Liberales Saudís. Usaba el foro para criticar a los influyentes clérigos del reino, quienes siguen una estricta y ultraconservadora interpretación del islam conocida como wahabismo y que se originó en Arabia Saudí.

Originalmente fue sentenciado en 2013 a siete años de cárcel y 600 azotes, pero después de apelar, el juez endureció el castigo. Tras su arresto, su esposa e hijos se fueron a vivir a Canadá.

Grupos de derechos humanos argumentan que el caso es parte de una acción represiva más amplia contra la libertad de expresión y la disidencia en el reino desde los levantamientos populares de 2011 durante la llamada Primavera Árabe.

En Nueva York, Farhan Haq, un vocero del secretario general de la ONU, dijo el viernes que la oficina de derechos humanos de Naciones Unidas estaba "muy preocupada" por los latigazos y que en otras ocasiones han manifestado a Arabia Saudí su preocupación por los duros castigos para defensores de los derechos humanos.

Contáctanos