Haití

¿Qué pasa en Haití? La crisis política y social que culminó en el asesinato del presidente

El presidente Jovenel Moïse fue asesinado la madrugada del miércoles en su hogar. Haití vive desde hace años una crisis política y social.

Telemundo

PUERTO PRÍNCIPE - El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado el miércoles por hombres armados en su residencia en la capital del país, un magnicidio que sucede en momentos en los que la nación atraviesa una situación profundamente inestable.

Estas son las claves para entender la crisis en la que se ve sumergido Haití.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

SE ACERCABAN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN HAITÍ

Haití ha convocado elecciones presidenciales y legislativas para el 26 de septiembre, comicios en los que Moïse no podía ser candidato.

En esa fecha también estaba prevista la celebración de un referéndum para aprobar una nueva Constitución, un proyecto impulsado por Moïse con miras a reforzar la figura del jefe de Estado, aunque aseguraba que él no se beneficiaría de la nueva carta magna.

La nueva Constitución contaba con fuertes resistencias por parte de la oposición y todo el proceso era visto con recelos por parte de la comunidad internacional, por falta de transparencia y por no ser lo suficientemente inclusivo.

¿QUIÉN DEBE ESTAR AL MANDO DE HAITÍ TRAS LA MUERTE DE MOÏSE?

En el caso de la muerte del presidente, la Constitución de 1987 establece que el Consejo de Ministros, encabezado por el primer ministro, ejerce el poder ejecutivo hasta la elección de un nuevo gobernante.

En el caso de que la muerte se produzca a partir del cuarto año de los cinco del mandato, la Asamblea Nacional se debe reunir para elegir a un presidente que cumpla el mandato del fallecido, pero desde enero de 2020 el poder legislativo está clausurado debido al aplazamiento de las elecciones legislativas previstas para 2019.

La situación en la jefatura de gobierno tampoco es del todo clara, puesto que en estos momentos hay dos primeros ministros nombrados.

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado el miércoles por hombres armados que perpetraron un asalto a su residencia de madrugada en el barrio de Pelerin de Puerto Príncipe, informó el primer ministro interino, Claude Joseph.

Claude Joseph ejerce el cargo de forma interina desde el pasado abril, pero el lunes Moïse nombró para ese puesto a Ariel Henry, quien todavía no había asumido de forma oficial.

De momento, la única comunicación oficial sobre los acontecimientos ha partido de Claude Joseph, quien ha asegurado que la policía y las fuerzas armadas tienen el control de la situación.

DENUNCIA DE GOLPE DE ESTADO CONTRA MOÏSE EN FEBRERO

La crisis política se desencadenó en 2018 por denuncias de corrupción de Moïse, en torno a los fondos del programa de ayudas venezolano Petrocaribe, y se ha agravado en los últimos años por problemas económicos y un clima político cada vez más tenso.

Las protestas, en muchas ocasiones violentas, han paralizado las actividades en Puerto Príncipe durante varias semanas a lo largo de estos tres años de inestabilidad, y motivaron el aplazamiento de las elecciones legislativas de 2019.

La crisis se agravó el pasado 7 de febrero, día en el que Moïse denunció que la oposición, junto a un grupo de jueces de la Corte de Casación (la Corte Suprema) y altos mandos de la policía, tramaban un atentado para asesinarle en ese día.

Las autoridades hicieron varias detenciones, pero los implicados en el supuesto intento de golpe de Estado fueron puestos en libertad por orden judicial.

CONTROVERSIA POR EL FINAL DEL MANDATO DE MOÏSE

La oposición no reconoce la legitimidad de Moïse desde el 7 de febrero de 2021, fecha en la que consideran que terminó su mandato, debido a una interpretación de un artículo de la Constitución, que permitiría entender que su gobierno comenzó en 2015, coincidiendo con la fecha de unas elecciones que acabaron siendo anuladas y no con su investidura, que tuvo lugar en 2017.

Los partidos opositores, en especial los de izquierdas, trataban a Moïse como un "dictador" por el polémico modo que ha gobernado por decreto desde la clausura del Parlamento, algo por lo que también ha sido criticado por la comunidad internacional.

Sin embargo, Moïse siempre ha asegurado que su intención era dejar el poder el 7 de febrero de 2022, al cumplirse cinco años de su investidura, y cederlo a quien fuera elegido en las votaciones.

MOÏSE TENÍA ENEMIGOS DE LA OLIGARQUÍA Y LAS BANDAS CRIMINALES

Conforme la crisis se ha agravado, Moïse se ha granjeado enemigos entre las familias adineradas que controlan negocios claves en el país, como la energía, la telefonía o la banca, a los que ha responsabilizado de la corrupción sistémica y de la inestabilidad crónica que vive el país.

Recientemente, Moïse también se ha ganado enemigos entre las poderosas bandas armadas que controlan numerosas barriadas pobres de Puerto Príncipe.

La violencia de las bandas se recrudeció desde comienzos de junio, en especial por la acción de G9 an Fanmi e Alye, una federación de pandillas que hasta hace poco se consideraba en la órbita del gobierno y que en las últimas semanas declaró la guerra a Moïse.

Los conflictos entre las bandas han causado decenas de muertos y heridos y al menos 17,000 desplazados desde el comienzo de junio por los enfrentamientos en barrios como Martissant y Delmas.

Contáctanos