Discriminan a indígena por calzar huaraches

A la mujer se le niega el acceso a un bar de Chihuahua por su vestimenta.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Preparativos para una tormenta: Una guía para su familia y su hogar
    Telemundo / Fotograma
    Rosalinda Guadalajara, gobernadora tradicional del asentamiento rarámuri más grande de Ciudad Juárez, sufrió discriminación en un bar de esa región.

    Los sellos en los vidrios y las paredes le revelan a los clientes lo que ahí ocurrió.

    El bar Kentucky de Ciudad Juárez fue suspendido luego de que su personal impidiera el acceso a una mujer indígena por su vestimenta.

    "Dijo, por seguridad no la podemos dejar entrar, porque trae huaraches y si se cae algo o tiene algún accidente", contó Rosalinda Guadalajara, indígena rarámuri.

    Guadalajara es la gobernadora del asentamiento rarámuri más grande de esa ciudad y dice que fue ahí porque unos funcionarios publicos la invitaron a comer.

    Pero al llegar, primero les dijeron que no había lugar para ellos y luego, sin dejar de mirar el atuendo de la mujer, les confesaron la verdad.

    Al momento del incidente, Rosalinda vestía con ropa típica de los rarámuris: una falda larga y una blusa holgada, bordada y colorida, y calzaba unos huaraches parecidos a los hechos por ellos mismos con cuero y piel.

    Congresista en campaña contra discriminación

    [TLMD - MIA] Congresista en campaña contra discriminación
    Ros-Lethinen junto a su hijo Rodrigo Heng-Lentinen y esposo Dexter Lehtinen son los protagonistas de la nueva campaña de la organización SAVE, con un anuncio de servicio público contra la discriminación.
    (Publicado martes 17 de mayo de 2016)

    La mujer que se dedica a defender los derechos de su comunidad convenció a sus acompañantes de irse sin reclamar, argumentando que está acostumbrada a ese trato.

    "A veces nosotros mismos somos cómplices de eso, por callarnos y no hacerla denuncia", dijo Guadalajara.

    Pero quienes presenciaron el acto de discriminación exigieron una disculpa pública.

    "No debe ser porque todos somos iguales y valemos lo mismo", dice Josefina García, quien atestiguó los hechos.

    La Procuraduría Federal del Consumidor confirmó que no es la primera vez que ahí ocurre lo mismo.

    "Detectamos la leyenda nos reservamos el derecho de admisión", dice Gerardo Lara, subdelegado de Profeco.

    Por lo que el comercio será sancionado con una multa que podría alcanzar hasta $ 180,000.