Huracanes

Severas inundaciones en Miami-Dade dejó el paso de un potencial ciclón tropical

Las imágenes muestran numerosos vehículos que quedaron varados en las calles, aunque el nivel de las aguas comenzaba a descender para el mediodía del sábado.

Telemundo

Las intensas lluvias que dejó la potencial tormenta tropical que atravesó este sábado la península de Florida dejaron importantes inundaciones en el sur del estado, especialmente en el centro de la ciudad de Miami, donde las imágenes mostraban automóviles flotando por sus calles.

Situada en la parte "sucia" del sistema, donde más lluvias y vientos se presentan, la zona sureste de Florida registraron en los últimos días fuertes y persistentes precipitaciones.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Dos de las áreas más afectadas por las fuertes lluvias en el sur de la Florida fueron Brickell, La Pequeña Habana, y algunas zonas de Hialeah, entre otras.

Las imágenes mostraban numerosos vehículos que quedaron varados en las calles, aunque el nivel de las aguas comenzaba a descender para el mediodía del sábado.

El Sistema Meteorológico Nacional había reportado precipitaciones de hasta 11 pulgadas en el área del downtown de Miami, lo que provocó la acumulación de agua en las vías.

Weather Underground había reportado que el área cerca del hospital Jackson había registrado más de 5 pulgadas de lluvia a las 3 a.m. del sábado.

Las persistentes lluvias dejaron a Brickell bajo una inundación que afectó a varios negocios así como autos. Las acumulaciones de lluvias causaron severos estragos en propiedades comerciales y residenciales.  

“Tenemos 2 áreas que son difícil, el área de Brickell que no está conectada con la bomba principal de la zona. Ese arreglo creo que vamos a tenerlo terminado en los próximos 30 días”, dijo el alcalde de Miami, Francis Suárez, quien se refiere a una porción de Brickell que siempre sufre severas inundaciones.

“La segunda zona es entre la arena y el centro de arte, tenemos una construcción masiva y el departamento ha puesto un tapón que no deja que el agua drene”, explica Suárez, quien explicó que es algo que debe quedar resuelto en los próximos días.

Para los residentes y conductores, las recomendaciones eran no salir de la casa, que no manejaran los carros durante los momentos en que caía más agua, y que estacionaron los vehículos en lugares seguros, o con menor riesgo de inundación.

Similar situación se vivió en calles de Miami Beach, donde varios vehículos fueron abandonados por sus propietarios durante la noche al verse incapaces de continuar su camino en medio del agua.

Las fuertes lluvias coincidieron la noche del viernes con la marea alta provocada por la tormenta, lo que dificultó la capacidad del sistema de alcantarillado para desaguar las zonas más bajas de las ciudades de la región.

El mal tiempo también afectó el tráfico aéreo y se registraban para el sábado un 9 % de cancelaciones en las salidas en el aeropuerto Fort Lauderdale y del 3 % en el de Miami, donde también sufrieron demoras, según la web especializada FlightAware.

Contáctanos