Carrie Meek

Muere en Miami a los 95 años, la excongresista negra Carrie Meek

La excongresista que murió tras padecer una larga enfermedad, fue una de las primeras afrodescendientes de la Florida elegidas al Congreso desde la Reconstrucción.

MIAMI - Carrie Meek, la nieta de un esclavo y la hija de un aparcero que se convirtió en una de las primeras afrodescendientes de la Florida elegidas al Congreso desde la Reconstrucción, murió este domingo a la edad de 95 años.

Meek murió en su casa de Miami después de una larga enfermedad, dijo el portavoz de la familia Adam Sharon en un comunicado. La familia no especificó la causa de la muerte.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Meek comenzó su carrera en el Congreso a una edad en la que muchas personas comienzan a jubilarse. Tenía 66 años cuando ganó fácilmente las primarias demócratas del Congreso de 1992 en su distrito del condado Miami-Dade. Ningún republicano se le opuso en las elecciones generales.

Alcee Hastings y Corrine Brown se unieron a Meek en enero de 1993 como los primeros floridanos negros en servir en el Congreso desde 1876, ya que los distritos estatales habían sido rediseñados por los tribunales federales de acuerdo con la Ley de Derechos Electorales de 1965.

En su primer día en el Congreso, Meek reflexionó que si bien su abuela, una esclava de una granja de Georgia, nunca podría haber soñado con tal logro, sus padres le dijeron que todo era posible. "Siempre dijeron que llegaría el día en que nos reconocerían por nuestro carácter", dijo a The Associated Press en una entrevista ese día.

En el Congreso, Meek defendió la acción afirmativa, las oportunidades económicas para los pobres y los esfuerzos para reforzar la democracia y aliviar las restricciones de inmigración en Haití, el lugar de nacimiento de muchos de sus electores.

También era conocida por sus opiniones liberales, su oratoria popular pero poderosa y sus coloridos ataques republicanos. “El último republicano que hizo algo por mí fue Abraham Lincoln”, dijo a la delegación estatal a la Convención Demócrata de 1996 en Chicago.

Meek se unió a su hijo Kendrick, ex policía estatal y senador estatal, en una sentada en 2000 en la oficina del entonces gobernador de Florida, Jeb Bush, para protestar por el fin de las políticas de acción afirmativa.

Ella había argumentado durante mucho tiempo a favor de tales políticas, desde que obtuvo su maestría en la Universidad de Michigan en Ann Arbor en 1948. En ese momento, los negros no eran admitidos en las escuelas de posgrado en Florida.

LAS POLÉMICAS DESPUÉS DEL CONGRESO

Meek decidió no buscar un sexto mandato en 2002. Su hijo Kendrick logró ganar su distrito fuertemente demócrata, un escaño que ocupó durante cuatro mandatos antes de una candidatura fallida para el Senado de los Estados Unidos en 2010.

Después de dejar el Congreso, Carrie Meek regresó a Miami y creó una fundación para trabajar en temas de educación y vivienda. También fue criticada por algunos de sus negocios.

Ella presionó por un parque biotecnológico que fue planeado para el empobrecido vecindario de Liberty City en Miami, pero que nunca se materializó. Las autoridades del condado finalmente iniciaron una investigación criminal y el desarrollador del parque fue arrestado en octubre de 2009 acusado de robar casi un millón del proyecto.

Los registros del Congreso mostraron que a Meek se le pagó mientras su hijo buscaba millones de dólares federales para el proyecto. Meek dijo que le pagaron como consultora, y tanto la madre como el hijo negaron que sus esfuerzos estuvieran vinculados.

Antes de ingresar a la política, Meek trabajó como maestra y administradora en Miami-Dade College. Fue elegida para la Cámara de Representantes de Florida en 1978, sucediendo a la legisladora negra Gwen Cherry, quien había muerto en un accidente automovilístico. Se convirtió en una de las primeras afroamericanas y la primera mujer negra en servir en el Senado de Florida desde el siglo XIX.

Carrie Pittman era hija de Willie y Carrie Pittman, nació en Tallahassee el 29 de abril de 1926 y era la menor de 12 hermanos. Su padre trabajaba en los campos cercanos como aparcero y su madre se encargaba de la ropa de las familias blancas.

Se graduó de Florida A&M University en 1946 con una licenciatura en biología y educación física. La universidad nombró su edificio para los archivos de historia negra en su honor en 2007. Ella era miembro de la hermandad de mujeres Delta Sigma Theta.

Aceptó un puesto en Bethune Cookman College como instructora y se convirtió en la primera entrenadora de baloncesto de la institución. En 1958, regresó a Florida A&M University como instructora en salud y educación física. Ocupó ese cargo hasta 1961.

Meek continuó su carrera docente en Miami Dade Community College como la primera profesora negra, decana asociada y asistente del vicepresidente de 1961 a 1979.

Luego, comenzó su carrera política, representando al Distrito 17 del Congreso de Florida como Representante Demócrata de la Cámara del Estado de Florida.

En el Congreso, Meek fue miembro del poderoso Comité de Asignaciones y trabajó para asegurar 100 millones en ayuda para reconstruir el condado de Miami Dade mientras el área se recuperaba del huracán Andrew.

Se jubiló en 2002 y cambió su enfoque a la Fundación Carrie Meek, que fundó en noviembre de 2001, para brindar a la comunidad de Miami-Dade los recursos, las oportunidades y los trabajos que tanto necesita. Meek encabezó las operaciones diarias de la Fundación hasta 2015, cuando renunció debido al deterioro de su salud.

A Meek le sobreviven sus hijos Lucia Davis-Raiford, Sheila Davis Kinui y Kendrick B. Meek, siete nietos, cinco bisnietos, así como varias sobrinas y sobrinos. Los arreglos funerarios están pendientes.

Contáctanos