Inmigración

EEUU se asocia con Guatemala para terminar con las olas migratorias

La vicepresidenta Kamala Harris negocia un acuerdo con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei que incluye entrenamiento y fondos.

Caravana migrante
GETTY IMAGES

CIUDAD GUATEMALA - Estados Unidos y Guatemala crearán una nueva fuerza de tarea conjunta para protección de fronteras con el fin de detener la migración y brindar seguridad, anunció el gobierno guatemalteco.

Pedro Brolo, canciller guatemalteco, hizo el anuncio en conferencia de prensa el lunes y dijo que eso había sido parte de la conversación vía zoom que la vicepresidenta Kamala Harris y el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei sostuvieron el mismo día.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

“Se conversó en materia de seguridad fronteriza, establecer una nueva fuerza de tarea conjunta de protección de frontera. El gobierno de EEUU ofreció capacitación y está anunciando la llegada de 16 elementos de DHS (Departamento de Seguridad Nacional) que estarían ayudando con la Dipafront (División de Puertos y Aeropuertos Fronterizos)”, dijo Brolo.

En un boletín de prensa Symone Sanders, portavoz de Harris, dijo que EEUU ofreció $320 millones para ayuda humanitaria inmediata y combatir la inseguridad alimentaria.

LOS DETALLES DEL ACUERDO ENTRE ESTADOS UNIDOS Y GUATEMALA

Sanders dijo que Guatemala se comprometió a mejorar y fortalecer sus fronteras norte y sur, y que ambos países profundizarán la cooperación bilateral para combatir a los traficantes de personas y de drogas “incluso mediante la reconstitución de una Unidad Móvil de Interdicción Táctica centrada en el desmantelamiento de las actividades delictivas transnacionales en Guatemala”.

El canciller también explicó que con el apoyo estadounidense se construirán centros de retornados que abrigue a los deportados para que haya una transición a sus comunidades. Asimismo dijo que Guatemala quiere tener una presencia más fuerte en EEUU por la situación actual de llegada de niños no acompañados a la frontera estadounidense. El canciller explicó que por lo menos 233 menores no acompañados, de 700 que cruzan diariamente la frontera, son guatemaltecos.

Con el cambio de gobierno de Trump a Biden han surgido más caravanas inmigrantes en un intento de llegar a EEUU.

Harris, designada como la principal interlocutora del gobierno estadounidense con las autoridades de Centroamérica, dijo en la reunión con Giammattei que el gobierno estadounidense está dispuesto a ampliar el apoyo económico al país, con el fin de abordar las causas que originan la migración hacia EEUU.

“Cuando hablamos por teléfono hace una semana abordamos nuestro compromiso compartido para ampliar oportunidades en Guatemala y la región. La gente de Guatemala ha sufrido muchísimo como resultado de los recientes huracanes, la sequía constante y la pandemia de COVID-19”, dijo Harris en su videoconferencia que duró casi 11 minutos.

La vicepresidenta estadounidense dijo también que querían trabajar con el gobierno guatemalteco en otras causas de la migración.

“Hay otros factores que hemos denominado causas fundamentales de la migración, como la pobreza y la falta de oportunidades económicas, el clima extremo y la falta de medida que se adapten al cambio climático, los pueblos indígenas, la corrupción y buena gobernanza, violencia contra las mujeres, comunidad LGBTQ y los afrodescendientes”, dijo, y agregó que quiere “ofrecerles esperanzas para que la gente de Guatemala tenga oportunidades de quedarse en sus hogares”.

Por su parte, Giammattei dijo que su gobierno tenía mucho interés en ser socio de EEUU y trabajar en metas comunes. Además propuso tener lista una hoja de ruta que identifique acuerdo de gobierno a gobierno.

Harris confirmó su visita al país centroamericano en junio de este año.

Las medidas se anunciaron el mismo día que EEUU sancionó a un congresista y a un exalto funcionario de de Guatemala que habrían pagado sobornos a congresistas y jueces para asegurarse protección en casos de corrupción que enfrentan en su país.

Las sanciones fueron impuestas al diputado Felipe Alejos Lorenzana, exvicepresidente del Congreso en 2020, y a Gustavo Alejos Cambara, empresario farmacéutico y quien se desempeñó como secretario privado del expresidente Álvaro Colom (2008-2012). Ambos habrían efectuado pagos a congresistas y jueces en un intento por influenciar la selección de magistrados y asegurarse fallos favorables en los casos judiciales de corrupción que enfrentan en su país, dijeron el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro.

“Estas sanciones apoyan los esfuerzos del pueblo de Guatemala para poner fin al flagelo de la corrupción”, expresó el secretario de Estado Antony Blinken en una declaración escrita al revelar las medidas. “Apuntan a reformas que mejorarán la transparencia y el estado de derecho y conducirán a mejores condiciones para el bien del pueblo guatemalteco”, sostuvo.

El Reino Unido se sumó a similares sanciones para Alejos Lorenzana.

CENTROAMÉRICA EN LA MIRA DE BIDEN

El presidente Joe Biden ha puesto como prioridad la lucha contra la corrupción en Centroamérica para generar condiciones políticas, sociales y económicas que alienten a la población a quedarse en sus países en lugar de migrar hacia el norte.

Tiziano Breda, especialista en temas de Centroamérica para Crisis Group, dijo a The Associated Press que la sanción remarca que si bien el gobierno de Biden está comprometido a trabajar con Guatemala por el tema migratorio, “la cooptación de cortes y del Congreso son líneas rojas que puede afectar la cooperación de Estados Unidos con el país en otros temas”.

Breda explicó que EEUU ha elegido a Guatemala como socio principal “por ahora”, dada la a veces conflictiva relación con Nayib Bukele en El Salvador y la controversial posición de Juan Orlando Hernández en Honduras. Los tres países integran lo que se conoce como el “Triángulo Norte” de Centroamérica.

Desde que el gobierno de Guatemala resolvió no renovar el mandato de la Comisión Contra la Impunidad de Guatemala (CICIG) en 2019 - creada por las Naciones Unidas para investigar aparatos clandestinos y de seguridad dentro del Estado guatemalteco con la fiscalía- algunos políticos que eran investigados buscaron eliminar la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), que tenía a su cargo casos que le asignaba la comisión de la ONU.

En febrero de 2020, la FECI descubrió que mientras estaba detenido y en un hospital, a la espera de que concluyeran cinco investigaciones distintas donde se le acusa de corrupción, Alejos Cambara buscó influenciar el proceso de selección de magistrados de dos cortes de Guatemala. Para ello, habría sobornado con pagos a postuladores, legisladores y jueces y para ocultar sus fondos, habría comprado propiedades en Panamá y Belice.

En el caso del diputado Felipe Alejos Lorenzana, la FECI le acusa de haber cobrado comisiones ilícitas a empresarios para que les fuera devuelto en forma exprés crédito fiscal. La FECI intentó en cuatro ocasiones que la Corte Suprema de Justicia le retirara la inmunidad, pero estos le protegieron, negando que fuera investigado.

El Departamento del Tesoro también dijo que Alejos Lorenzana presuntamente pagó sobornos con dinero de empresas constructoras privadas con contratos, potenciales o en curso, de infraestructura vial estatal a diputados con el objeto de asegurar el apoyo en el Congreso para elección de magistrados titulares y suplentes de la Corte Constitucional (CC), quienes apoyarían en el futuro un fallo de la CC que favorecería su inmunidad, manteniéndolo a él y a otros diputados fuera de la cárcel.

A raíz de las sanciones, todas sus propiedades e intereses en propiedades en Estados Unidos o en posesión o control de ciudadanos estadounidenses han sido bloqueados y deben ser reportados al Departamento del Tesoro.

Contáctanos