gasolina precios

¿Qué está pasando? El galón de gasolina regular llega a un promedio de $3.33

Hace un año por estas fechas, la familia típica gastaba alrededor de $30 a la semana en gasolina. Ahora, por la misma cantidad de combustible, gastan alrededor de $43 a la semana, según la Asociación Nacional de Directores de Asistencia Energética.

Telemundo

NUEVA YORK — Cualquiera que haya comprado comida, pagado el alquiler o buscado un auto usado recientemente se ha enfrentado a la creciente inflación que ha afectado a la economía estadounidense.

Y, con el aumento de los precios del petróleo manteniendo alta la gasolina, también lo ha hecho cualquiera que haya llenado un auto.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Los costos de energía han sido uno de los principales impulsores de lo que se ha convertido en la inflación más alta en una generación. En los últimos días, el precio del barril de petróleo crudo de referencia de EEUU alcanzó un máximo de siete años: $87 por barril, un salto vertiginoso de alrededor del 36% desde el 1 de diciembre.

Ese aumento de precios revirtió una caída casi igualmente pronunciada que comenzó a fines de octubre. Debido a que el petróleo tiene un efecto directo sobre los precios de la gasolina y los aceites de calefacción para el hogar, los consumidores se han visto afectados por la volatilidad salvaje. Por ahora, un galón de gasolina regular tiene un promedio de $3,33, según AAA, en comparación con $2,40 hace un año.

¿QUÉ ESTÁ PASANDO?

Por un lado, el estado en constante evolución de la pandemia viral ha causado estragos tanto en la oferta como en la demanda. Como consecuencia, la energía se ha visto afectada por violentas oscilaciones de precios.

Otros factores también han mantenido altos los precios de la energía. Y la mayoría de los analistas dicen que creen que las perspectivas de algún alivio pronto son débiles. Más urgentemente, la acumulación de una presencia militar de Rusia a lo largo de la frontera con Ucrania ha generado temores de una invasión inminente y un impacto consecuente en los suministros energéticos mundiales.

TENSIONES CON RUSIA

Rusia suministra mucho petróleo y gas al resto del mundo, un suministro que podría interrumpirse si las tensiones aumentan hasta el punto de una invasión.

Tal como está, Rusia ha desplegado aproximadamente 100,000 soldados cerca de la frontera de Ucrania y ha exigido que la OTAN prometa que nunca permitirá que Ucrania se una, una demanda que es poco probable que Rusia vea cumplida. El domingo, el Departamento de Estado de EEUU ordenó a las familias del personal estadounidense en la Embajada de EEUU en Ucrania que abandonaran el país.

EEUU libera 50 millones de barriles de petróleo para bajar precio de la gasolina.

Es casi seguro que cualquier invasión rusa a Ucrania provocaría sanciones económicas por parte de Estados Unidos y sus aliados europeos. Eso podría provocar escasez de petróleo y gas en todo el mundo y, muy probablemente, precios más altos de la energía.

Rusia proporciona del 30 al 40 % del petróleo, el gas y el carbón de Europa, señaló Kevin Book, director general de Clearview Energy Partners. En cualquier año, dijo, las exportaciones de Rusia suministran entre el 4% y el 5% de la energía mundial.

“Entonces, ¿qué hace el mundo si tiene un límite de una cantidad significativa de ese tipo de 5%?” dijo Book. "Bueno, el precio sube en todas partes".

¿A QUIÉN LE AFECTA?

El dolor de los altos precios de la gasolina ha afectado más a los trabajadores que atienden al público, un número desproporcionado de los cuales son de bajos ingresos que deben viajar a sus lugares de trabajo. Por el contrario, los trabajadores de oficina que han tenido la oportunidad de trabajar en su mayor parte o exclusivamente desde casa han soportado menos el impacto de los precios.

Hace un año por estas fechas, la familia típica gastaba alrededor de $30 a la semana en gasolina. Ahora, por la misma cantidad de combustible, gastan alrededor de $43 a la semana, según la Asociación Nacional de Directores de Asistencia Energética. Ese es un costo particularmente alto en un momento en que los hogares luchan contra la inflación en otras áreas de la economía y un crédito fiscal por hijos expiró recientemente.

La liberación se ha coordinado con otros países, como China, India, Japón, Corea del Sur y Gran Bretaña, grandes consumidores de energía.

“Aquellos que son trabajadores de primera línea, tienen hijos que necesitan llevar a la escuela, al dentista y otros viajes esenciales, soportarán la carga total de estos aumentos”, dijo Mark Wolfe, director ejecutivo de la asociación de asistencia energética. “No hay mucho espacio para recortar”.

Los aceites de calefacción para el hogar también podrían volverse más caros. Pero Wolfe señaló que muchas personas ya han llenado sus tanques de almacenamiento con combustible para el invierno.

¿NO SE SUPONÍA QUE LOS PRECIOS CAERÍAN?

Después de que los precios del petróleo y el gas se dispararan en el otoño, la gente tenía buenas razones para esperar que los precios bajaran. El presidente Joe Biden tomó medidas en noviembre para tratar de reprimir el aumento de los precios de la energía al anunciar que EEUU y otras naciones liberarían petróleo de sus reservas estratégicas de petróleo. Los precios cayeron en previsión del anuncio. Sin embargo, en última instancia, el movimiento no fue suficiente para detener la subida de los precios.

Luego, la variante Ómicron del coronavirus comenzó a golpear con fuerza a las ciudades de todo el mundo. La gente esperaba que los precios del petróleo cayeran porque, por lo general, cuando una oleada de virus se apodera de una comunidad, la gente viaja menos y hay menos demanda de combustible. De hecho, el tráfico disminuyó en muchas partes del mundo en un 8 o 9%, dijo Claudio Galimberti, vicepresidente senior de Rystad Energy.

La medida es para frenar el alza en el precio de la gasolina. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

“El mercado parece haber pasado por alto estos detalles importantes”, dijo.

E incluso con esas disminuciones de tráfico, todavía no hay suficiente petróleo para todos. Algunas naciones que forman parte del cartel petrolero de la OPEP+ están produciendo menos petróleo de lo que prometieron durante las negociaciones recientes. Y muchas empresas estadounidenses redujeron la producción de petróleo al comienzo de la pandemia y no han vuelto a los niveles anteriores de producción.

¿CUANDO TERMINARÁ?

Nadie sabe con seguridad.

Los fríos meses de invierno por los que estamos temblando no suelen ser un buen momento para que los conductores salgan a la carretera. Y a medida que el clima se calienta, generalmente hay más demanda de combustible, lo que generalmente aumenta los precios. Entonces, el simple paso del tiempo no necesariamente resolverá el problema.

“Con más personas en las carreteras, probablemente seguirá así por un tiempo”, dijo Andrew Gross, vocero de AAA.

No está claro qué puede hacer el gobierno federal para ayudar, si es que puede hacer algo. La decisión de Biden de vender petróleo de la reserva estratégica de petróleo tuvo un impacto poco duradero.

La administración Biden envió una carta pidiendo al presidente de la Federal Trade Commission (FTC) para que considere investigar "si una conducta ilegal está costando a las familias en la gasolinera". La carta señaló una brecha "inexplicable" en el precio de la materia prima de la gasolina y los precios para los consumidores en el surtidor.

La escasez de gas natural en Europa y Asia también está contribuyendo al problema. Cuando los suministros de gas fueron bajos el otoño pasado, los compradores en Europa y Asia se enfrascaron en guerras de ofertas por barcos llenos de GNL, o gas natural líquido, lo que hizo que los precios se dispararan.

En algunos mercados, los proveedores de energía comenzaron a quemar petróleo para generar electricidad en lugar de usar el costoso gas natural, lo que agotó aún más los suministros de petróleo y también contribuyó al aumento de los precios. Estados Unidos ha acelerado sus exportaciones de GNL a Asia y Europa, y los analistas de energía esperan que eso continúe.

La mayor variable desconocida es si Rusia sigue adelante y emprende una acción militar contra Ucrania y cómo responderían Estados Unidos y sus aliados europeos.

“No sabemos exactamente qué van a hacer”, dijo Book. “Pero una cosa está bastante clara: el sector energético europeo está en gran riesgo, incluso sin todas nuestras sanciones”.

Contáctanos