Cuba

Al menos 16 funcionarios diplomáticos afectados en Cuba

La relación diplomática estadounidense de dos años con Cuba fue criticada el miércoles y fue catalogada por funcionarios estadounidenses como una serie de incidentes extravagantes que dejaron a un grupo de diplomáticos estadounidenses en La Habana con una severa pérdida auditiva atribuida a un dispositivo sónico encubierto.

Nueva información publicada por el Departamento de Estado, dijo que 16 estadounidenses en la embajada de los EE.UU. sufrieron los síntomas, desde el 2016.

Los afectados están siendo tratados en Miami y La Habana.

Según la portavoz del Departamento de Estado Heather Nauert, dijo que los incidentes se han detenido, pero no puede decir si un dispositivo fue encontrado.

El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, afirmó que el Gobierno de Cuba es responsable de averiguar quién provocó los "incidentes" que en 2106 causaron "síntomas físicos" a varios diplomáticos estadounidenses en ese país.

"Consideramos a las autoridades cubanas responsables de descubrir quién ha llevado a cabo estos ataques de salud no solo contra nuestros diplomáticos. Hay otros casos con otros diplomáticos también", dijo Tillerson tras asistir a una reunión encabezada por el presidente de EE.UU., Donald Trump, en Bedminster (Nueva Jersey).

"No hemos podido determinar quién es culpable", aseguró el secretario de Estado, flanqueado por Trump, al reiterar lo que señaló este jueves la portavoz de su departamento, Heather Nauert, en una conferencia de prensa.

"Consideramos a Cuba responsable de la seguridad de toda nuestra gente, como cualquier país anfitrión tiene la responsabilidad de la seguridad de los diplomáticos en esos países", agregó el jefe de la diplomacia estadounidense, en alusión la Convención de Viena, que contempla esa protección.

Tillerson no quiso confirmar los informes de prensa que apuntan a que los diplomáticos estadounidenses fueron víctimas de un "ataque acústico" con "dispositivos de sonido", que les hizo perder capacidad auditiva.

El incidente salió a la luz este miércoles, cuando Nauert anunció que Estados Unidos exigió el pasado 23 de mayo la salida de dos diplomáticos de la Embajada de Cuba en Washington, en respuesta a lo ocurrido el año pasado a "algunos" funcionarios estadounidenses en la isla, sin aportar un número claro de afectados.

El Gobierno cubano aseguró unas horas después que jamás ha permitido que la isla sea utilizada para acciones contra diplomáticos, y calificó de "injustificada e infundada" la decisión estadounidense de ordenar la salida de dos funcionarios cubanos.

El Ministerio de Exteriores cubano aseguró que, cuando Washington le informó en febrero pasado de los hechos, inició una "investigación exhaustiva, prioritaria y urgente" y reforzó las medidas de seguridad para los diplomáticos de EE.UU.

El Gobierno canadiense confirmo este jueves que al menos uno de sus diplomáticos destinados en La Habana ha sufrido dolencias físicas similares a las que han afectado a representantes estadounidenses en la capital cubana.

Tillerson asistió a una reunión en el club de golf de Trump en Bedminster, donde el mandatario pasa sus vacaciones estivales, a la que acudieron también el asesor de seguridad nacional presidencial, H. R. McMaster; y la embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley.

Contáctanos