Gobierno apela la suspensión de acción ejecutiva

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Preparativos para una tormenta: Una guía para su familia y su hogar
    Los abogados del gobierno apelaron la orden del juez federal Andrew Hanen, de Brownsville, Texas, quien en febrero congeló la implementación de la acción ejecutiva.

    El Departamento de Justicia ha pedido de forma urgente a un tribunal federal de apelaciones que revoque la decisión de un juez que mantiene paralizada la acción ejecutiva.

    La petición, que consta de 69 páginas, ha sido presentada ante la Corte de Apelaciones del 5to Distrito.

    Los abogados del gobierno apelaron la orden del juez federal Andrew Hanen, de Brownsville, Texas, quien en febrero congeló la implementación de la acción ejecutiva.

    La decisión de ese magistrado puso en suspenso la implementación de la acción ejecutiva, con la que el presidente Barack Obama quiere regularizar la condición inmigratoria de hasta cinco millones de personas que se encuentran en el país sin documentos adecuados.

    En su petición ante la Corte de Apelaciones, el Departamento de Justicia afirma que el gobierno federal tiene autoridad para hacer cumplir las leyes de inmigración y también argumentan que el gobierno puede decidir cómo emplear los limitados recursos de que dispone para los procesos de deportación.

    Por ejemplo, los abogados del Departamento de Justicia dijeron en su petición que el gobierno tiene potestad para decidir si se le puede suspender la deportación a grupos específicos de inmigrantes, como por ejemplo aquéllos que no supongan una amenaza a la seguridad pública.

    [En Texas: los ahogados aumentan con aumento del patrullaje]

    La acción ejecutiva de Obama fue desafiada legalmente por una coalición de 26 estados, entre ellos Texas, bajo el argumento de que no es legal desde el punto de vista constitucional.

    Los 26 estados han dicho, además, que sus economías sufrirán si se elimina la suspensión de la acción ejecutiva. 

    El Departamento de Justicia, por su parte, señaló que los estados no han logrado demostrar perjuicio económico alguno derivado de la acción ejecutiva.