Corte Suprema decidirá Arizona vs. Obama

El caso podría añadir leña al fuego.

Pearce perdió ante el hombre de negocios de Mesa Bob Worsley.
Pearce perdió ante el hombre de negocios de Mesa Bob Worsley.
Por TELEMUNDO TUCSON Y PUNTO 26 de agosto de 2014

WASHINGTON (AP) -- La Corte Suprema arbitrará un nuevo enfrentamiento entre el gobierno del presidente Barack Obama y los estados, esta vez sobre la severa ley de Arizona en materia de inmigración no autorizada. El caso podría añadir leña al fuego en la puja en torno de las estrictas medidas respaldadas por los republicanos y cuestionadas por el gobierno.


Al igual que los argumentos del mes pasado por la reestructuración del sistema de salud de Obama, se anticipa que el caso de inmigración será decidido para fines de junio.


Los argumentos de este miércoles se centrarán en si los estados pueden adoptar sus propias medidas inmigratorias para lidiar con unos once millones de inmigrantes sin documentación para estar en el país, o si el gobierno federal tiene autoridad casi exclusiva en el terreno de la inmigración.


Arizona fue el primero de media docena de estados que promulgaron leyes orientadas a alejar a los inmigrantes carentes de permiso. Aunque fueron bloqueadas por la justicia, estas leyes ya han tenido impacto en granjas agrícolas y aulas escolares, con la menor presencia de inmigrantes.


"Si el gobierno federal hubiese hecho y continuado con su tarea de asegurar la frontera aquí en el sur de Arizona, este no sería tema de discusión. Lamentablemente, no lo hizo y por eso Arizona intervino para decir 'Queremos ser socios. He aquí un papel que creemos poder desempeñar'", argumentó el jefe de policía Larry Dever del condado de Cochise, que tiene frontera con México.


El gobierno dice que ha aumentado la vigilancia fronteriza para impedir la entrada no permitida y que ha aumentado el ritmo de deportaciones.


En los dos primeros años, las autoridades deportaron a casi 800.000 personas, un ritmo anual muy superior al del gobierno de George W. Bush.


El gobierno de Obama interpuso una demanda para bloquear la ley de Arizona después de su promulgación hace dos años. La justicia federal se ha negado a que entren en vigencia cuatro de sus disposiciones.


Cinco estados -Alabama, Georgia, Indiana, Carolina del Sur y Utah- han adoptado variantes de la ley de Arizona. Partes de dichas leyes también están pendientes de la decisión en el caso ante la Corte Suprema.


Grupos defensores de los derechos civiles que entablaron demandas independientes de las del gobierno dicen que dichas leyes estimulan la etiquetación racial y la estereotipia étnica. Y las leyes estatales ya han tenido efectos visibles.


En algunos estados, los cultivos se pudrieron por falta de manos para recogerlos. En Alabama, más de 2.000 estudiantes no fueron a clases cuando se puso en vigencia una disposición que requería a las escuelas controlar su situación inmigratoria, dijo Karen Tumlin, abogada del Centro Nacional de Derecho Inmigratorio. Empleados extranjeros, incluso un ejecutivo alemán de Mercedes-Benz, han sido detenidos o multados por no portar documentos inmigratorios.