Delegados, las presas más codiciadas por precandidatos

Los contendientes en ambos partidos enfrentan la fría realidad matemática

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Delegados del Partido Republicano durante la última Convención partidaria en Tampa, en 2012.

    Los aspirantes presidenciales demócratas y republicanos están enfrentando la fría realidad matemática y están persiguiendo delegados antes de que sean las convenciones de sus respectivos partidos a mediados de años. Incluso los punteros Hillary Clinton y Donald Trump quieren obtener amplios márgenes frente a rivales que no se dan por vencidos.

    Trump todavía no alcanza los 1,237 delegados necesarios para asegurar la nominación, lo que significa que su campaña se está enfocando en una estrategia similar a la que realiza su rival Ted Cruz desde hace meses para ganar delegados.

    Hasta ahora, Trump suma 743 delegados, Cruz 545 y John Kasich 143. Marco Rubio, que suspendió su campaña, tiene 171.

    "Se necesita un enfoque más tradicional y Donald Trump reconoce eso", dijo Paul Manafort, nuevo jefe de delegados de Trump, el domingo al programa de NBC "Meet the Press".

    Para Clinton, quien perdió las votaciones primarias de Wyoming el sábado ante Bernie Sanders, significa mantener su ventaja de delegados sin importar cuántos estados gane Sanders o el "impulso" que tenga como él mismo afirma. Para la aspirante demócrata es clave ganar en las elecciones primarias del 19 de abril en Nueva York, estado que ella representó en el Senado.

    Inmigración: compara las propuestas de Clinton y TrumpInmigración: compara las propuestas de Clinton y Trump

    En entrevista el domingo con CNN le preguntaron si tenía preparada una estrategia en caso de que su nominación fuera impugnada en la convención demócrata y ella respondió: "No, mi intención es tener el número de delegados que se requieren para ser nominada".

    En el caso de Kasich, gobernador republicano de Ohio, se trata de ganar suficientes delegados para evitar que los demás candidatos obtengan la mayoría.

    El domingo Kasich manifestó su preocupación para su partido si Trump o Cruz son nominados para las elecciones de noviembre. Dijo al programa "Face the Nation" de CBS que siente "importante preocupación" por el partido, no solo por la contienda a la Casa Blanca, sino por lo que pasaría si "somos arruinados en esa contienda".

    Hasta la fecha, Hillary Clinton cuenta con 1,287 delegados ganados en elecciones primarias y asambleas partidistas, mientras Bernie Sanders tiene 1,037. Cuando se incluyen superdelegados -aquellos funcionarios del partido que pueden respaldar a cualquier candidato- Clinton tiene 1,756 y Sanders 1,068.

    Se necesitan 2,383 delegados para ganar la nominación demócrata.