Hallan madre que abandonó a bebé en pesebre

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El recién nacido que fue abandonado en una iglesia en Queens se recupera y ya tiene nombre. (Publicado miércoles 25 de noviembre de 2015)

    Las autoridades han localizado a la madre de un bebé recién nacido que fue dejado en un pesebre de Navidad aún con el cordón umbilical ligado dentro de una iglesia en Queens hace dos días, y se determinó que no enfrentará cargos.

    “La madre siguió el espíritu de la ley del ‘refugio seguro’ de Nueva York”, dijo el fiscal de distrito de Queens, Richard Brown, en un comunicado.

    “Parece que la madre, en este caso, sintió que su hijo recién nacido se encontraría a salvo en la iglesia y decidió colocar al bebé en el pesebre, porque era el lugar más caliente en la iglesia, y regresó a la mañana siguiente para asegurarse de que habían encontrado al bebé", dijo Brown.

    Nueva York tiene una ley de protección que dice que un recién nacido puede ser dejado de manera anónima en una iglesia, hospital, estación de policía o de bomberos sin temor a enfrentar un proceso.

    La ley, conocida como Ley de Protección de Infante Abandonado, exige que el bebé sea dejado con alguien o que se informe a las autoridades de inmediato.

    La policía había dicho anteriormente que eso no ocurrió en este caso, por lo cual investigadores buscaban a la persona que abandonó al recién nacido en la iglesia.

    Un video obtenido por la cadena NBC 4 New York ofrece una imagen más clara de lo que ocurrió momentos antes de que el niño fuera abandonado en la iglesia. El video muestra a la madre caminando con el bebé recién nacido en sus brazos y entra a una tienda.

    Sin soltar lo que parece ser el niño, la mujer agarra varias toallas de color púrpura. Paga y se va sin decir una sola palabra a la cajera.

    Minutos más tarde, y a menos de una media milla de distancia, el recién nacido es hallado envuelto en las mismas toallas de color púrpura en el interior del pesebre.

    Era aproximadamente las 11:30 a.m. del lunes cuando un empleado de la Iglesia Santo Niño Jesús en la sección Richmond Hill de Queens salió de la capilla para comer su almuerzo. Cuando regresó poco después de las 1 p.m. escuchó el llanto de un bebé, pero no vio a nadie en el lugar.

    Fue entonces cuando el empleado volteó hacia el montaje de la escena navideña al frente de la iglesia y vio un recién nacido envuelto en toallas acostado en el pesebre, dijo la policía.