Hija de Evo Morales se lanza a la política

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    La Agencia Boliviana de Información muestra a Eva Liz Morales, hija del presidente boliviano Evo Morales, mientras ofrece una rueda de prensa en La Paz.

    Eva Liz Morales, hija mayor del presidente boliviano, Evo Morales, acaba de debutar en la política activa con una convocatoria a una manifestación en La Paz, algo en lo que le llevan la delantera otros "cachorros" del poder en Latinoamérica.

    Eva Liz, de 21 años y estudiante de Derecho, sorprendió este sábado con su llamado a los paceños para que mañana sábado participen en una marcha hasta la embajada de México para reclamar justicia por los 43 estudiantes del estado mexicano de Guerrero que están desaparecidos desde hace un año, exactamente desde el 26 de septiembre de 2014.

    "Hasta hoy no tenemos ninguna noticia de ellos, no sabemos qué ha pasado realmente con ellos, por eso es que Bolivia se solidariza con México y con los familiares de los 43 estudiantes", sostuvo.

    Morales, que sigue soltero -él dice cuando le preguntan que está casado con Bolivia-, tiene dos hijos: Eva Liz, fruto de su relación con Francisca Alvarado, y Álvaro, que es hijo de Marisol Paredes.

    Aunque ha acompañado a su padre algunas veces en actos y viajes oficiales y es muy activa en la red social Twitter (@evaliz18), desde donde suele pronunciarse sobre temas relevantes de la coyuntura política, como la demanda marítima a Chile, esta es la primera vez que Eva Liz asume un rol activo en la política.

    En general, es una joven de bajo perfil.

    No es ese el caso del hijo mayor de la presidenta argentina, Cristina Fernández, Máximo Kirchner, quien actualmente está en campaña como candidato a diputado por la provincia de Santa Cruz, el feudo familiar, en las elecciones del próximo 25 de octubre.

    Los analistas políticos le atribuyen a Kirchner, de 38 años, una gran influencia sobre su madre, desde la muerte de su padre, el expresidente Néstor Kirchner, y también gran poder dentro del oficialismo a través de la organización juvenil que lidera, La Cámpora, que controla algunos de los puestos clave del Gobierno.

    A comienzos del segundo mandato de su madre, Sebastián Dávalos, el primogénito de Michelle Bachelet, presidenta de Chile, llegó a ejercer el cargo de director sociocultural en el Palacio de la Moneda, pero debió renunciar este año en medio de un escándalo que le ha pasado factura a la mandataria.

    El hijo de Bachelet es investigado por tráfico de influencias y uso de información privilegiada debido a un negocio inmobiliario que realizó la firma de su esposa, Natalia Compagnon.

    Nicolás Maduro Guerra, único hijo del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, estaba tentado de ser diputado. Sin embargo, finalmente no se presentó a las primarias del PSUV para elegir candidatos a las legislativas del próximo diciembre.

    El joven de 25 años, activo militante chavista, ha ocupado ya, según medios venezolanos, varios cargos en dependencias de la administración pública, como el Cuerpo de Inspectores de la Presidencia.

    La más conocida de los cuatro hijos de Raúl Castro, presidente de Cuba, es Mariela Castro Espín, de 53 años y directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) de Cuba.

    Castro Espín, elegida diputada de la Asamblea Nacional en 2013, se ha destacado por su lucha a favor de los derechos de la comunidad LGTB en Cuba, así como por los programas de prevención del sida.

    Álvaro Vázquez, uno de los cuatro hijos del mandatario uruguayo, Tabaré Vázquez, y oncólogo como él, fue candidato en las elecciones a diputado en las elecciones de 2014 por el Partido Demócrata Cristiano, pero no resultó electo.

    La mayor parte de los ocho hijos del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, está en cargos oficiales o en empresas ligadas al Gobierno, especialmente medios de comunicación.

    El más poderoso de todos es Laureano Ortega Murillo, asesor de la gubernamental agencia de promoción de inversiones y exportaciones de Nicaragua, ProNicaragua, y a cargo de las relaciones con la empresa china que construye un canal interoceánico en el país.

    De los tres hijos del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, solo Martín, que es abogado, tiene interés por la función pública. Dirige la Fundación Buen Gobierno, inspirada en las ideas de su padre sobre la eficacia y probidad en la administración de Estado.

    Paula Rousseff Araújo, de 39 años e hija única de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, es una funcionaria pública en la ciudad de Porto Alegre que vive una vida totalmente discreta y nunca ha participado o se ha interesado activamente por la política.

    Antonio Sánchez Villalta, único varón de los cuatro hijos del mandatario salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, es gerente en la Secretaría de Inclusión Social en el Fondo Nacional de la Vivienda Popular.

    La música es la vocación de Giancarlo Varela, el mayor de los tres hijos del presidente de Panamá, Juan Carlos Varela. Giancarlo es un reconocido DJ en Panamá y también ha animado algunas "rumbas" en Colombia.

    La política tampoco parece interesarles por ahora a los tres hijos del presidente de Paraguay, Horacio Cartes: Juan Pablo, de 31 años, reside en Estados Unidos, Sofía, de 26, es estudiante de Administración de Empresas, y Sol, de 18, es modelo.

    Los hijos de los presidentes Ollanta Humala (Perú), Enrique Peña Nieto (México), Rafael Correa (Ecuador), Luis Guillermo Solís (Costa Rica), Juan Orlando Hernández (Honduras) y Danilo Medina (República Dominicana) o están todavía en edad de estudiar o no han mostrado interés por la política.