Ejecutivo a prisión por brote de salmonela

Ejecutivo a prisión por brote de salmonela

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Antes de que dictaran sentencia, el propietario de la compañía, Stewart Parnell, escuchó los testimonios de aflicción y terror de nueve víctimas afectadas directamente o de forma colateral por la mantequilla contaminada de maní elaborada, según las investigaciones, en una planta de la compañía en el suroeste de Georgia.

    ALBANY, Georgia - El ejecutivo de una compañía de maní fue sentenciado el lunes a 28 años de cárcel por su responsabilidad en un brote nacional de salmonelosis, en la sanción más severa que se haya impuesto a un fabricante por un caso de enfermedad transmitida en alimentos.

    Las autoridades afirman que a causa del brote ocurrido en 2008 y 2009 hubo nueve muertos y centenares de enfermos. La situación derivó en el retiro y devolución de productos más grande del sector alimenticio en Estados Unidos.

    Antes de que dictaran sentencia, el propietario de la compañía, Stewart Parnell, escuchó los testimonios de aflicción y terror de nueve víctimas afectadas directamente o de forma colateral por la mantequilla contaminada de maní elaborada, según las investigaciones, en una planta de la compañía en el suroeste de Georgia.

    Horas después, esos testigos aplaudieron la sentencia mientras se retiraban de la sala de la corte.

    "Debe servir para enviar un mensaje a otros fabricantes de que una situación como la sucedida no será tolerada y que más les vale que supervisen los alimentos que elaboran", declaró Randy Napier, cuya madre de 80 años falleció por salmonelosis después de comer mantequilla de cacahuate producida en la planta de Parnell.

    El fiscal federal Michael Moore, del distrito Middle de Georgia, cuyo despacho encabezó la acusación, describió la dureza de la sentencia como "un hito cuyas implicaciones tendrán resonancia no solo en la industria de los alimentos sino en los consejos de administración de las empresas en el país".

    Un jurado federal en Georgia dictó la sentencia a Stewart Parnell, de 61 años, después de que lo declarara culpable de distribuir, a sabiendas, producto contaminado con salmonela y falsear los resultados de las pruebas de laboratorio que supuestamente determinaban que estaban libres de esa bacteria.

    Tom Bondurant, uno de los abogados defensores de Parnell, dijo que 28 años de cárcel equivalen a una sentencia de prisión perpetua para su cliente por su edad. Dijo que apelará tanto la condena como la sentencia.

    "Si la comparan con las de otros casos penales relacionados con seguridad de los alimentos, es exageradamente desproporcionada", afirmó Bondurant.

    En abril, dos exproductores de huevo en Iowa fueron sentenciados a tres meses de prisión por su responsabilidad en un brote de salmonela de 2010 que habría causado 1,900 casos de infección.