En peligro de deportación tras error de Inmigración

:
:
DÍAS
 
HR
 
MIN

La Copa FIFA Confederaciones está en Telemundo

17 DE JUNIO 2017

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Cumplió una condena de prisión por un robo cuando tenía 18 años. Había llegado de Cuba con sus padres en el éxodo de Mariel en 1980. (Published viernes 19 de mayo de 2017)

    Una historia realmente para no repetir. Cuando todo parecía mejorar para esta familia, la detención por el Departamento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha derrumbado las ilusiones de recuperar el tiempo perdido.  

    René Lima Marín, de origen cubano, ha tenido una vida accidentada. A los 20 años fue condenado a 98 años de prisión en Denver, Colorado,  por robo en propiedad ajena y secuestro.  Por un error burocrático, en el 2008 fue puesto en libertad y reconstruyó su vida. Sin embargo, seis años después volvió a prisión cuando las autoridades se percataron del error.

    Cubano amenazado de deportación tras error de Inmigración

    [TLMD - MIA] Cubano amenazado de deportación tras error de Inmigración
    René Lima Marín fue liberado en 2008 por un error burocrático,y reconstruyó su vida en EEUU, pero ahora está en peligro de ser enviado a Cuba.
    (Publicado viernes 19 de mayo de 2017)

    "Nos hicieron sufrir, pero ahora vamos a disfrutar otra vez y vamos a disfrutar lo malo del pasado, vamos a empezar de nuevo otra vez", dijo Eliseo Borges, padre del detenido.

    Lima Marín fue puesto nuevamente  en libertad condicional este martes,  pero bajo la custodia del servicio de control de inmigración y aduanas en Denver. Y ahora  una orden de deportación amenaza con sacarlo del país y devolverlo a Cuba, el mismo lugar del que salió junto a sus padres, siendo un niño. durante el éxodo del Mariel en 1980.

    "La situación con los que están detenidos después de un orden de deportación es que si no pueden ser devueltos físicamente a su país, en 90 días los tienen que soltar, esto es ley de la Corte Suprema de Estados Unidos", dijo el abogado Eduardo Soto, en Miami.

    Sin embargo en medio de tanto dolor,  la familia tiene esperanzas.

    El hombre, de 38 años, cuando salió por primera vez de prisión, consiguió un trabajo permanente como instalador de ventanas, se casó y tuvo un hijo, que nació mientras él estuvo libre.

    Esa es la familia que hoy espera un  nuevo milagro.