Último adiós al fiscal argentino Alberto Nisman

Último adiós al fiscal argentino Alberto Nisman

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    BUENOS AIRES, Argentina - Cientos de personas pidieron justicia este jueves frente a las puertas de la funeraria porteña donde se velan los restos mortales de fiscal Alberto Nisman, que murió de un tiro en la sien en circunstancias dudosas tras denunciar a la presidenta argentina por presunto encubrimiento terrorista.

    Mientras sus familiares y sus más cercanos amigos y colaboradores velaban en la intimidad los restos de Nisman, en una funeraria del barrio porteño de Belgrano, cientos de personas se congregaron en los alrededores para rendir un último homenaje al fiscal, fallecido el pasado 18 de enero.

    En medio de un fuerte dispositivo policial, los asistentes gritaron pidiendo Justicia y lanzaron proclamas contra la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner. La concentración transcurrió sin incidentes hasta que un grupo rompió una corona de flores enviada por la Fiscalía General, encabezada por Alejandra Gils Carbó, muy próxima a la presidenta.

    Los asistentes prendieron velas bajo un gran cartel con las palabras "Todos somos Nisman" y portaron pancartas con leyendas como "Basta de jueces y fiscales militantes K", "Basta de corrupción e impunidad K" y "Cristina corrupta. Renuncia ya".

    "Lo que le pasó a Nisman es una aberración", afirmó a EFE Matilde Fernández, quien criticó la "inoperancia" y "desidia" del Ejecutivo. "Vine a dar el pésame para que no se sientan solos y para ver si le podemos transmitir a la sociedad que en realidad no hay que tener miedo", agregó.

    Clorinda Sánchez afirmó que "Argentina está en duelo" porque el fiscal Nisman "representa ahora un mártir".

    Al velatorio asistieron el embajador de Estados Unidos, Noah Mamet, y autoridades de la entidad judía Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) y de la mutual judía AMIA.

    Los restos del fiscal descansarán en un cementerio judío en la localidad de La Tablada, en las afueras de Buenos Aires.

    Nisman, que investigaba el ataque contra la AMIA que dejó 85 muertos en 1994, había denunciado a la presidenta argentina, al canciller, Héctor Timerman, y varios funcionarios por supuesto encubrimiento a los sospechosos iraníes del atentado.