Protestas por muerte de fiscal argentino

Protestas y misterio por muerte de fiscal argentino

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO LOCAL
    Protestas antigubernamentales en Argentina.

    BUENOS AIRES, Argentina - Alberto Nisman fue hallado con una herida de bala en el costado derecho de su cabeza, una pistola del calibre 22 y una bala al lado de su cuerpo sin vida, en el baño de su apartamento cerrado con llave, según la autopsia preliminar que no encontró ninguna evidencia de que cualquier otra persona participase en su muerte.

    Pero lo que podría parecer un claro caso de suicidio se ve empañado por el inoportuno momento en que se produjo el deceso del fiscal, apenas unas horas antes de una declaración potencialmente incendiaria ante el Congreso argentino sobre su acusación de que la presidenta, Cristina Fernández, y otros altos cargos protegieron a sospechosos iraníes en el atentado contra un centro judío en 1994, considerado el peor ataque terrorista en suelo argentino.

    A pesar de la afirmación del gobierno de que Nisman murió por una herida de bala autoinfligida, miles de argentinos se reunieron el lunes por la noche en la emblemática Plaza de Mayo, frente a la residencia presidencial, y en otras ciudades para exigir las autoridades que esclarezcan la muerte. Algunos manifestantes, en un giro del movimiento "Je Suis Charlie" francés, se congregaron bajo el lema "Yo soy Nisman" y corearon "¡Justicia! ¡Justicia!".

    "Estoy profundamente conmovido por lo sucedido. Espero que la justicia lo investigue y si el gobierno es el responsable, que los funcionarios sean enviados a la cárcel", dijo Fernando Lucero, un abogado de 42 años de edad, en una manifestación.

    Protestan en Argentina por muerte de fiscal

    Protestan en Argentina por muerte de fiscal
    La muerte del fiscal Alberto Nisman ha provocado protestas contra el gobierno de Argentina, que la califica de suicidio. (Publicado martes 20 de enero de 2015)

    Nisman fue encontrado en el baño de su apartamento la noche del domingo, poco antes de rendir testimonio en una audiencia del Congreso. Cinco días antes, había acusado a Fernández de llegar a un acuerdo con Irán que protegía a algunos funcionarios de las consecuencias por ataque que causó 85 muertes. El gobierno supuestamente esperaba beneficiarse de un aumento del comercio, petróleo y financiación del país de Oriente Medio.

    La fiscal que investiga la muerte, Viviana Fein, dijo el lunes que la autopsia preliminar no encontró "ninguna intervención" de terceras personas en la muerte de Nisman. "De acuerdo con la autopsia, él se disparó con una calibre 22", dijo en referencia al arma utilizada.

    Sin embargo, Fein dijo que no descartaba la posibilidad de que Nisman fuese "inducido" al suicidio, y agregó que el arma no era suya.

    "El arma pertenecía a un colaborador de Nisman" quien se la había dado al fiscal, dijo Fein al canal de televisión Todo Noticias.

    Según la autopsia, Nisman presentaba un orificio y herida originados por la entrada de la bala en el lado derecho de su cabeza, pero no había ningún agujero de salida. Su cuerpo fue encontrado en el interior del cuarto de baño, que tenía la puerta cerrada con llave, y no hubo indicios de que la entrada hubiese sido forzada o de que se hubiese cometido un robo en el apartamento, dijo Fein.

    Las autoridades dijeron que tuvieron que llamar a un cerrajero para entrar en el departamento de Nisman, en el piso 13 de la torre Le Parc, un complejo de viviendas de lujo en el moderno barrio de Puerto Madero, en Buenos Aires.

    Ante las dudas sobre cómo alguien pudo haber llegado a Nisman para matarlo, un comunicado del Ministerio de Seguridad dijo que el fiscal tenía una escolta asignada de 10 policías federales. Un asesor del ministerio, que no estaba autorizado a hablar con la prensa y habló bajo condición de anonimato, dijo que los agentes estaban apostados en la entrada del edificio y en un coche cercano, y que los agentes nunca se apostaron en el interior del edificio.

    Las autoridades sólo acudieron al departamento cuando los efectivos que custodiaban a Nisman, que había recibido amenazas, les alertaron de que no respondía a llamados telefónicos.

    En una carta en su sitio web oficial, Cristina Fernández lamentó la muerte de Nisman, diciendo que generó "confusión e interrogantes." Al principio empleó la palabra "suicidio" en relación con el deceso, pero más tarde puso signos de interrogación a la palabra.

    Pero a pesar de las garantías del Gobierno seguía habiendo dudas.

    La diputada Cornelia Schmidt-Liermann, entrevistada antes de conocerse los resultados preliminares de la autopsia, dijo que había planeado recoger a Nisman el lunes en su casa y acompañarle durante su testimonio.

    "Todo el mundo que haya tenido contacto con él las últimas 24 horas sabía que estaba confiado" sobre su testimonio, le dijo a la Associated Press. "No hay indicios, en ningún caso, de que se quitó la vida".

    Schmidt-Liermann dijo que el Congreso se reunió el lunes por la tarde a pesar de la ausencia de Nisman, y muchos de sus miembros firmaron una declaración instando a una investigación completa sobre lo ocurrido.

    La congresista y otros que conocían Nisman dijeron que vivía bajo constantes amenazas de muerte de parte de agentes iraníes y bajo la presión del gobierno argentino.

    Nisman fue nombrado hace 10 años por el fallecido esposo de Fernández, el entonces presidente Néstor Kirchner, para reactivar la investigación sobre el atentado contra la Asociación Mutual Israelí Argentina en Buenos Aires.

    Una pequeña furgoneta blanca con varios kilos de explosivos explotó frente al edificio de siete pisos, provocando su derrumbe, en una zona densamente poblada de la ciudad.

    Argentina tiene una de las mayores comunidades de judíos fuera de Israel, que se estima en alrededor de 200,000 personas, sobre todo en Buenos Aires.

    Después de años de investigaciones inconclusas y juicios fallidos, un juez argentino aceptó en 2006 aceptó la petición de Nisman para ordenar la detención de un ex presidente iraní, su ministro de Exteriores y otros funcionarios. Interpol incluyó después a la mayoría de ellos en su lista de personas más buscadas.

    Pero Argentina e Irán llegaron a un acuerdo en 2013 para investigar conjuntamente el ataque, un movimiento visto con escepticismo por los líderes judíos que temían que esto mermara la investigación de Nisman.

    La semana pasada, Nisman pidió a un juez que citase a Fernández y a otros cargos, entre ellos el canciller Héctor Timerman, para ser interrogados por el caso.

    "La presidenta y su ministro de Exteriores tomaron la decisión delictiva de fabricar la inocencia de Irán para saciar los intereses comerciales, políticos y geopolíticos de Argentina", dijo Nisman semana pasada.

    El lunes, Timerman dijo que sentía oír hablar de la muerte de Nisman. "¿Qué puedo decir?", dijo desde Nueva York. "Estoy triste por la muerte de una persona a la que conocía y espero que la causa pueda determinarse pronto".

    Un juez federal había iniciado el proceso para decidir su atendía la petición de Nisman y si citaba a alguien para prestar declaración. Funcionarios del gobierno habían calificado los argumentos de la fiscalía de ridículos.