Oficialismo nicaragüense reacciona

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    Simpatizantes del presidente de Nicaragua Daniel Ortega festejan el 7 de noviembre su reelección con las banderas del sandinismo y Venezuela.

    MANAGUA - El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua acusó este jueves a los opositores del reelecto presidente Daniel Ortega, de promover manifestaciones y "fabricar" pruebas de supuestas irregularidades para deslegitimar el triunfo del mandatario en los comicios del pasado domingo.

    El CSE apuntó a la Alianza del Partido Liberal Independiente (PLI, derecha), que encabezó el candidato presidencial Fabio Gadea, a la que acusó de llevar a cabo un "plan boicot" porque "los resultados electorales oficiales le han sido desfavorables".

    Según la autoridad electoral, los opositores del PLI "se están dando a la tarea de fabricar centenares de actas de escrutinios alteradas y boletas electorales falsificadas, con la finalidad de sembrar confusión en la ciudadanía" sobre la transparencia del proceso.

    También criticó "el vandalismo que han protagonizado antes y después de las elecciones" los opositores, quemando mesas de votación, materiales electorales y vehículos" y armando "trifulcas callejeras" durante la jornada de votación.

    Esto es parte de "un plan de terror y caos que sectores de la Alianza PLI han pretendido instaurar en el país", estimó el organismo, compuesto por una mayoría de magistrados oficialistas.

    EL CSE ha sido blanco de severas críticas por parte de la oposición, empresarios y observadores de la Unión Europea, por su falta de independencia y transparencia en la organización y conducción del proceso electoral que culminó con la reelección de Ortega.

    El Consejo reaccionó luego de que el PLI divulgara fotografías en las que se observa material electoral encontrado abandonado en una ciudad del norte del país un día después de los comicios.

    Ortega fue reelecto el domingo con más del 62% de los votos, frente a un 31% alcanzado por Gadea, el más votado de los cuatro candidatos opositores que participaron en la contienda.

    Las manifestaciones opositoras derivaron en disturbios con la policía y choques con grupos oficialistas que el martes dejaron un saldo de cuatro muertos y 10 heridos en dos municipios del norte del país.