Debaten candidatos españoles

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    Alfredo Pérez Rubalcaba conversa con Mariano Rajoy el 12 de octubre pasado.

    MADRID - La crisis centrará buena parte del debate que en la noche de este lunes enfrentará al socialista Alfredo Pérez Rubalcaba y al líder de la derecha española, Mariano Rajoy, en el único cara a cara televisivo de los principales candidatos a las elecciones generales del 20 de noviembre.

    Rubalcaba, ex ministro del Interior, tendrá que emplearse a fondo para intentar rebajar la brecha que le separa de su rival, al que todos los sondeos dan como amplio ganador en los próximos comicios con una holgada mayoría absoluta.

    "Rubalcaba, forzado a arriesgar en el debate de hoy: sólo tiene un disparo y al principio de la campaña", escribía el diario El País, dejando entrever que Rubalcaba, de 60 años, deberá hacer gala de sus mejores dotes de orador para tratar de superar a un Rajoy, de 56 años, al "que le basta con ofrecer su lado más amable".

    Desde el inicio de la campaña, e incluso semanas antes, los sondeos auguran una victoria del Partido Popular de Rajoy con al menos un 45% de los votos, frente al 29% de los sufragios que lograrían los socialistas, en el poder desde 2004 y que sufrirían así una de sus mayores derrotas.

    Prácticamente todo el país estará pendiente del enfrentamiento dialéctico entre ambos líderes a partir de las 21:45 hora local en el Palacio de Congresos madrileño, especialmente habilitado para la ocasión.

    Solamente un moderador permanecerá junto a los dos participantes, cuyo tiempo será cronometrado por dos árbitros de baloncesto.

    El debate constará de varios bloques y temáticas como política exterior o social, pero el más importante y el que centrará todas las miradas será sin ninguna duda la crisis económica y la forma de salir de ella.

    Con un desempleo récord que roza los cinco millones de parados, un crecimiento que, según el Banco de España, será nulo en el tercer trimestre y una dura política de austeridad, ambos candidatos deberían intentar mostrar sus armas en este tema.