Desfile de brujas en Nueva York

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    Participantes en el desfile anual de Halloween en Nueva York.

    NUEVA YORK - Decenas de ojos voladores y esqueletos gigantes danzantes fueron las estrellas el lunes del desfile anual de Halloween en Nueva York, en una noche templada y festiva que hizo olvidar la feroz tormenta de nieve que se abatió sobre la ciudad apenas dos días atrás.

    La 39ª edición del desfile de Noche de Brujas del Village, en el sur de Manhattan, fue seguida a lo largo de la Sexta Avenida por miles de personas, muchas de ellas también disfrazadas, constató la AFP.

    El tema elegido este año era el "ojo incorpóreo", bajo el título 'The i of the beholder' ('El ojo con el que se mira', una frase que juega con la pronunciación en inglés de la letra 'i', igual a 'eye').

    La policía montada y cuatro recogedores de basura con sus grandes contenedores abrían paso al desfile, encabezado por una decena de hadas vestidas de blanco que se acercaban a la multitud y tocaban la cabeza de algunos “elegidos” con su varita mágica.

    Marionetas gigantes de esqueletos danzaban al ritmo de una banda de tambores y trompetas, seguidos de mariposas multicolores y serpientes.

    El ambiente se volvía luego aún más onírico con la aparición de decenas de ojos voladores iluminados que se agitaban en la noche estrellada mientras por los altavoces sonaba 'Being for the Benefit of Mr Kite!', del período psicodélico de The Beatles.

    Entre la multitud, no faltaban los disfraces: Axl Rose y Slash, de la banda Guns 'n Roses, un hombre-edificio Chrysler, las hermanas Bros, Gatúbela y el Acertijo, enfermeras, dráculas...

    "Nunca había imaginado algo así. ¡Esto es pura fantasía!", dijo Andrea Ferrara, una italiana de 35 años que siguió el desfile junto con su novio.

    Por la tarde, las calles de Greenwich Village estaba repletas de niños disfrazados que iban de casa en casa para buscar caramelos y golosinas, tal como marca la tradición de esta fiesta de origen pagano que se celebra principalmente en Estados Unidos en vísperas del cristiano Día de Todos los Santos, el 1 de noviembre.