Demandantes reclaman a Carnival compromiso judicial

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

     

    Una jueza federal de Florida escuchó hoy los argumentos preliminares en el proceso por la demanda por discriminación entablada por dos viajeros cubano-estadounidenses contra la compañía Carnival, a quienes la firma les negó la compra de billetes (pasajes) para un crucero a Cuba.
    La demanda fue planteada semanas atrás por Amparo Sánchez y Francisco Marty, dos pasajeros de origen cubano a quienes les negaron pasajes a Cuba en la nueva ruta de Carnival a la isla debido a la legislación cubana que prohíbe a los nacionales de ese país entrar por mar.
    En su demanda los viajeros esgrimen que la compañía debía permitir a los cubanos embarcar, aunque la decisión final sobre la entrada en el país le corresponda a las autoridades cubanas.
    En la audiencia celebrada en Miami (Florida), la defensa legal de Carnival se refirió a la comunicación de esta semana, en la que anunciaron que las reservas de billete para viajar a Cuba en sus barcos están disponibles a todos los viajeros, independientemente de nacionalidad.
    La compañía destacó nuevamente hoy ante la magistrada Marcia Cooke que si las autoridades de Cuba no permiten el embarque de cubano-estadounidenses en su "histórico viaje inaugural" el próximo 1 de mayo, retrasarán el comienzo de los viajes al país caribeño.
    No obstante, ante el pedido de la parte demandante de poner por escrito esta promesa, la compañía se negó bajo el argumento de que no resultaba necesario y que al aceptar a cualquier viajero cumplían con la normativa de Estados Unidos de no discriminar, según explicaron a Efe abogados de los demandantes.
    "Una declaración en la prensa no es una declaración legal", dijo a Efe Robert Rodríguez, uno de los abogados de la parte demandante, quien añadió que la discriminación en este caso prosigue dado que cuando el viajero cubano-estadounidense llegue al puerto de Cuba "no van a poder bajar".
    "Todo el mundo puede disfrutar de la experiencia cubana, menos el cubano-estadounidense que se tiene que quedar en el barco", esgrimió Rodríguez, quien insistió en que este viajero, que también pagó un billete por embarcarse y hacer paradas en tierra, recibe un trato "completamente distinto".
    El barco Adonia, que zarpará de Miami, hará en su crucero a Cuba escala en La Habana, Cienfuegos y Santiago.
    La jueza deberá tomar una decisión antes del 1 de mayo respecto del pedido de los demandantes, que solicitan que por vía judicial se prohíba a Carnival viajar a Cuba el 1 de mayo hasta que las autoridades cubanas modifiquen su política de llegadas por mar para viajeros nacidos en Cuba.
    Parte del exilio cubano acusó a Carnival de discriminación por su posición original de no permitir viajar a cubanos e incluso el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, pidió a la compañía que reconsiderase su decisión.
    De no mediar inconvenientes, Fathom tiene previsto iniciar este 1 de mayo su ruta de cruceros de Miami a Cuba en el barco Adonia, con capacidad para 704 pasajeros.
    Carnival es la primera empresa que ha obtenido el permiso para abrir una línea de cruceros a Cuba con salida desde Estados Unidos, en el marco de la normalización de relaciones entre ambos países.

     

    Una jueza federal de Florida escuchó este jueves los argumentos preliminares en el proceso por la demanda por discriminación entablada por dos viajeros cubanoestadounidenses contra la compañía Carnival, a quienes la firma les negó la compra de pasajes para un crucero a Cuba.

    La demanda fue planteada semanas atrás por Amparo Sánchez y Francisco Marty, dos pasajeros de origen cubano a quienes les negaron pasajes a Cuba en la nueva ruta de Carnival a la isla debido a la legislación cubana que prohíbe a los nacionales de ese país entrar por mar.

    En su demanda los viajeros esgrimen que la compañía debía permitir a los cubanos embarcar, aunque la decisión final sobre la entrada en el país le corresponda a las autoridades cubanas.

    En la audiencia celebrada en Miami, la defensa legal de Carnival se refirió a la comunicación de esta semana, en la que anunciaron que las reservas de billete para viajar a Cuba en sus barcos están disponibles a todos los viajeros, independientemente de nacionalidad.

    La compañía destacó nuevamente ante la magistrada Marcia Cooke que si las autoridades de Cuba no permiten el embarque de cubanoestadounidenses en su "histórico viaje inaugural" el próximo 1 de mayo, retrasarán el comienzo de los viajes al país caribeño.

    No obstante, ante el pedido de la parte demandante de poner por escrito esta promesa, la compañía se negó bajo el argumento de que no resultaba necesario y que al aceptar a cualquier viajero cumplían con la normativa de Estados Unidos de no discriminar, según explicaron abogados de los demandantes.

    "Una declaración en la prensa no es una declaración legal", dijo Robert Rodríguez, uno de los abogados de la parte demandante, quien añadió que la discriminación en este caso prosigue dado que cuando el viajero cubano-estadounidense llegue al puerto de Cuba "no van a poder bajar".

    "Todo el mundo puede disfrutar de la experiencia cubana, menos el cubano-estadounidense que se tiene que quedar en el barco", esgrimió Rodríguez, quien insistió en que este viajero, que también pagó un billete por embarcarse y hacer paradas en tierra, recibe un trato "completamente distinto".

    El barco Adonia, que zarpará de Miami, hará en su crucero a Cuba escala en La Habana, Cienfuegos y Santiago.

    La jueza deberá tomar una decisión antes del 1 de mayo respecto del pedido de los demandantes, que solicitan que por vía judicial se prohíba a Carnival viajar a Cuba el 1 de mayo hasta que las autoridades cubanas modifiquen su política de llegadas por mar para viajeros nacidos en Cuba.

    Parte del exilio cubano acusó a Carnival de discriminación por su posición original de no permitir viajar a cubanos e incluso el secretario de Estado John Kerry pidió a la compañía que reconsiderase su decisión.

    De no mediar inconvenientes, Fathom tiene previsto iniciar este 1 de mayo su ruta de cruceros de Miami a Cuba en el barco Adonia, con capacidad para 704 pasajeros.

    Carnival es la primera empresa que ha obtenido el permiso para abrir una línea de cruceros a Cuba con salida desde Estados Unidos, en el marco de la normalización de relaciones entre ambos países.