Crece controversia en caso de joven baleado

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Nuevos datos cambian la historia en el caso del vigilante de 28 años que mató a tiros a Trayvon Martin, un adolescente desarmado de 17 años en Sanford, centro de Florida, el 26 de febrero.

    La llamada del vigilante, George Zimmerman, al 911 deja entrever que la policía le dijo que no se acercara al adolescente, que no lo siguiera, pero el vigilante no hizo caso, y por eso no estaría amparado por la ley de defensa propia. El otro elemento es que el muchacho, al momento en que el vigilante lo abordo, hablaba con su novia por celular. Hasta ahora la defensa del vigilante argumenta que la muerte del chico fue en defensa propia, porque el vigilante se sintió amenazado por el joven. Mientras se aclaran las circunstancias que hablan también de un crimen racial. Vecinos de la zona piden la destitución del jefe de policía local.