Asesinan a alcalde mexicano

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AFP
    Personal forense trabaja en el lugar donde fueron asesinados cinco hombres por pistoleros en Monterrey, México.

    MORELIA - A 11 días de las elecciones para la gobernación del estado mexicano de Michoacán, uno de sus alcaldes fue asesinado a balazos cuando hacía proselitismo, subrayando los riesgos de la campaña política en esa demarcación, una de las más afectadas por la violencia del narcotráfico.

    El asesinato generó el repudio de todas las fuerzas políticas que al mismo tiempo expresaron este jueves su preocupación por la posibilidad de que la violencia afecte a la campaña que debe concluir el 13 de noviembre con la elección del gobernador y de 113 alcaldes, aunque pidieron no suspender la campaña.

    Ricardo Guzmán, alcalde de La Piedad y miembro del Partido Acción Nacional (PAN) del presidente Felipe Calderón, recibió un disparo la noche del miércoles cuando repartía volantes en una avenida de esa localidad.

    El disparo se lo realizó a quemarropa un individuo desde un auto, cuando el político se acercó para atender su llamada. El alcalde murió minutos después en el hospital.

    "Los michoacanos no debemos permitir que nos infundan más miedo. No permitamos que nos amedrenten", dijo en una declaración pública Luisa Calderón, hermana del presidente y favorita en las encuestas para ganar la gobernación de Michoacán, actualmente en poder del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda).

    "Hay que enfrentar el reto que ponen los violentos y la mejor manera de hacerlo es continuar con las campañas", dijo por su parte Carlos Navarrete, coordinador del PRD en el Senado federal.

    Michoacán, de 4,3 millones de habitantes, es uno de los estados de México más afectados por la violencia generada por el narcotráfico, atribuida en los últimos meses a los enfrentamientos entre La Familia Michoacana y el grupo de Los Caballeros Templarios, escindido del anterior.

    En este estado, costero sobre el océano Pacífico, también actúan bastiones del cartel de Los Zetas quienes, según las autoridades, ahora se han unido a Los Caballeros Templarios.

    En Ciudad de México, Humberto Moreira, presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó México por más de siete décadas y mantiene bajo su control la mayoría de los gobiernos de los estados, dijo que el asesinato "demuestra que la estrategia de seguridad pública no está funcionando", pero señaló que no se pueden suspender los comicios.

    Con el asesinato de Guzmán suman seis los alcaldes muertos en 2011 y ya son 32 los dirigentes municipales fallecidos de forma violenta durante el gobierno del presidente Calderón, que se inició en diciembre de 2006, la mayoría en hechos atribuidos al crimen organizado.