Asaltan vivienda y tienen que enfrentarse al propietario

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La policia busca a dos jovenes de unos 20 anos como sospechosos de la fechoría que culmino con una balacera (Published lunes 27 de junio de 2016)

    Un operativo policial se desplazó este lunes por una zona del suroeste de Miami-Dade buscando a dos jóvenes que supuestamente irrumpieron en una casa para robar, y al menos uno de los ladrones estaba armado.

    Lo malhechores fueron sorprendidos en el acto delictivo por el dueño de la residencia quien los enfrentó.

    La policía busca a dos jóvenes de unos 20 años, de la raza negra, de 5'8 a 5'10 de estatura, delgados y que vestían abrigos negros con capucha. El equipo SWAT participó en la búsqueda y hasta el propietario de la casa los persiguió.

    “Yo vi que estaban saliendo de allí me dio coraje porque a nadie le gusta que le roben sus cosas", relató Filomeno Ortiz, dueño de la casa vandalizada.

    Ortiz reaccionó rápidamente al ver a dos sospechosos dentro  su casa en la 143-15 de la 285 Terrace del suroeste de Miami.

    “Abrí la puerta y escuché que alguien salió por atrás, y estaban saliendo dos tipos de la raza negra muy jóvenes, y yo traté de agarrarlos allí, pero no pude abrir muy rápido la puerta”, agregó Ortiz.

    El hombre cuenta que los sospechosos brincaron la cerca hacia la casa aledaña.

    “Traté de agarrar a uno de ellos y fue que sacó el arma y empezó a disparar, yo corrí y me escondí tras la palma y por eso no me pudo dar pero me disparo siete veces”, contó Ortiz.

    Los casquillos quedaron en la calle como muestra de la violenta balacera que ocurrió cerca de las 9 y 30 de la mañana. Momentos después llegó la policía acompañada por el equipo SWAT que con perros y un helicóptero trataron de encontrar a los sospechosos en una zona boscosa.

    Vecinos se quejan que la maleza es densa y peligrosa en la zona.

    Víctor Ponce, un vecino de Ortiz, contó que en el 2006 estaba en su casa,  y salió a buscar los gatos cuando fue asaltado. Tiene cicatrices en su cuerpo de los cinco disparos que le hicieron.

    Ortiz, sin dudas, corrió con más suerte.

    “En el momento en que me disparó,  pensé que el arma como que no era de verdad, porque no sentí ningún impacto cerca, pero cuando vi los cartuchos en la calle fue que me percaté que eran de verdad”, dijo Ortiz.

    Por fortuna solo hubo pérdidas materiales. Se cree que los sospechosos se llevaron relojes y algunas prendas.

    Cualquier información se puede llamar al teléfono de Alto al Crimen: 305-471-8477.