Dime qué cocina y te diré cómo es

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock

    La cocina encierra muchos más secretos de los que imaginas y podría sorprenderte. ¿Quieres saber si tú y tu chico comparten la misma receta para el amor? Todo depende de cómo cocine. ¿Aprovecha la inspiración? ¿Sigue los consejos de su madre? ¿Es un especialista en microondas? Conoce estos trucos, evalúalo y descubre si la relación está en el fuego del horno o en el frío del congelador.

    El tipo de condimentos que utilice, si prefiere la parrilla que las hornallas, comida caliente o comida fría, si decora los platos. Todos estos detalles en realidad tienen gran importancia y hablan no sólo del humor con el que se predispone a preparar la cena sino también sobre su personalidad.

    1. Espíritu libre. Los hombres de espíritu libre son esencialmente creativos. No siguen ninguna receta, sólo su instinto. Exploran, liberan sus emociones y visualizan un menú. A partir de allí se lanzan a la aventura de lograrlo. Son hombres, a su vez, que trabajan solos, son sentimentales, románticos, que ponen pasión a todo lo que hacen y jamás se quedarán a medio camino. Jamás utilizarán un medidor para añadir un condimento: lo echarán a ojo.

    2. Con el libro abierto. Hay hombres a los que les gusta cocinar y lo hacen habitualmente pero con un libro de recetas, todo manchado, abierto a un costado. Al salir de la oficina pasan por el mercado y compran los ingredientes exactamente necesarios y, al llegar a casa, siguen paso a paso las indicaciones escritas. Frente a él tiene todos los utensilios que podría llegar a precisar. Estos hombres esquemáticos son analíticos, calculadores, siguen las estructuras y son pasionales aunque lo demuestren a su manera. Un hombre así jamás será infiel. Apuesta por una vida agradable no demasiado aventurada.

    3. El parrillero. El hombre que ama utilizar la barbacoa y cocinar a la parrilla suele ser muy masculino, apuesto y seguro de sí mismo. Al cocinar utiliza, sobre todo, su instinto pero dentro de un terreno que conoce. Jamás pedirá consejos ni seguirá las indicaciones de nadie. Debajo de esa imagen de hombre rudo, sin embargo, hay un ser tierno y delicado que recibirá muy bien los elogios. Un dato: el parrillero es un amante de las salsas y condimentos.

    4. El rey del microondas. Cocinar utilizando el microondas no significa necesariamente una falta de amor, de compromiso o de interés. El análisis debe ser distinto. Este hombre se rige por el dios del tiempo y una vez por hora hace un veloz equilibrio de prioridades en su cabeza. Pasar 2 horas en la cocina, jamás estará en sus posibilidades. Prefieren mantener las cosas simples. En la mesa disfrutan de un vino, son divertidos y buenos conversadores.

    5. El romántico. Es aquel al que le gusta cocinar de vez en cuando pero jamás se ha tomado el trabajo de aprender a hacerlo. Sabe elaborar 2 ó 3 recetas que le enseñó su madre, les lleva hacerlas el doble de tiempo que al resto, pero porque las hace con pasión, acercando el rostro a cada ingrediente. Este es el hombre que te llevará el plato con un corazón hecho de semillas sobre el borde. Es tierno, vulnerable, y lo que realmente le importa no es cocinar, sino tu agradecimiento y los beneficios que le reportará esa noche.

    FUENTE:

    Ivillage.com