Un entrenador cubano detrás del éxito de Cotto

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Cotto (37 triunfos, 30 de ellos por nocaut y 2 derrotas) ganó por nocaut técnico antes de iniciarse el décimo asalto a Margarito (39 victorias, 27 por nocaut y 8 derrotas) y retuvo así su título de la AMB.

    NUEVA YORK - Detrás del triunfo del puertorriqueño Miguel Cotto sobre su rival mexicano Antonio Margarito hubo otra importante historia, aquella que provocó la transformación del campeón superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en un peleador apasionado y con una condición física envidiable. Esa transformación es responsabilidad total del entrenador cubano Pedro Luis Díaz, reporta una página web especializada en deportes. Díaz, un ex entrenador de la selección nacional de boxeo de Cuba que tiene un doctorado en ciencias pedagógicas, fue profesor e investigador de deportes en la Isla y hasta participó en una comisión científica de la AMB. Cotto (37 triunfos, 30 de ellos por nocaut y 2 derrotas) ganó por nocaut técnico antes de iniciarse el décimo asalto a Margarito (39 victorias, 27 por nocaut y 8 derrotas) y retuvo así su título de la AMB. Los médicos no permitieron a Margarito seguir peleando. El mexicano tenía un ojo completamente cerrado después de un golpe que recibió en el séptimo asalto. Con el triunfo, en el Madison Square Garden, el puertoriqueño logró la revancha por el nocaut que el mexicano le propinó en 2008 en Las Vegas. De acuerdo con ESPN, Díaz, elegido como sustituto del legendario entrenador Emanuel Stewart, preparó a Cotto con unas innovadoras estrategias para llevarlo al ring como un especialista de movimientos y sobre todo con la capacidad cardiovascular para poder desplazarse casi durante toda la pelea como manera de defensa y ataque contra Margarito. “El cerebro es el que dirige al cuerpo y las cuerdas fueron uno de los errores de Cotto en la primer pelea. Cotto no sabía agarrar y no sabía trabajar de media para corta. Así que en preparación para esta pelea hicimos un trabajo de media para larga y otra de larga para corta”, explicó Díaz. "Esta fue una gran oportunidad para que Cotto le demostrara al mundo la clase de campeón que es. Estaba tan bien trabajado que en la esquina varias veces tuve que decirle que se mantuviera en la estrategia trazada. A veces el exceso de confianza puede ser peligroso. Y por eso varias veces se puso a intercambiar con Margarito", dijo Díaz, quien salió de la Isla en 2007.