Londres, una ciudad olímpica

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock

    Los XXX Juegos Olímpicos se celebrarán entre el 27 de julio y el 12 de agosto en Londres, una de los lugares más impresionantes del mundo. Y este evento puede ser una excelente excusa para hacer las maletas, tomar un avión y recorrer la historia y belleza de esta magnífica ciudad.

    Para que el viaje resulte perfecto, te proponemos aquí los sitios más importantes que no puede dejar de conocer cualquier turista que llegue a la ciudad. Toma nota.

    El Palacio de Westminster es uno de los imperdibles. El famoso Big Ben con su emblemático reloj se destaca de este edificio que alberga al parlamento inglés. A pocos metros, se encuentra la residencia oficial del primer ministro. En este mismo municipio, vale la pena ingresar en la Abadía de Westminster: un templo imperial y gótico de grandes proporciones que suele ser confundido con una Catedral. Es el sitio en el que usualmente se coronan y entierran a los monarcas.

    Piccadilly Circus. Esta es una plaza circular, ubicada en el municipio de Westminster, que lleva el mismo nombre que la calle principal. Allí nació el movimiento hippie y hoy es uno de los puntos más comerciales de la ciudad, sobre todo a nivel gastronómico y de entretenimientos. Los teatros son uno de los principales atractivos de la zona. Aquí se estrenan los títulos que luego recorren los mercados internacionales.

    Shakespeare's Globe y London Eye. El famosísimo teatro fundado por William Shakespeare se encuentra en un lugar mágico a orillas del Río Támesis. Si bien sufrió varias destrucciones luego de sucesivos incendios, su estructura de madera es una reproducción detallada que recrea con precisión al edificio original. La compañía estable realiza funciones en primavera y verano.

    Tower Bridge. Este es uno de los puentes más impactantes de Europa. Tiene 283 metros de longitud y al ser recorrido permite una postal perfecta de la ciudad. Si de día es asombroso, lo es aún más de noche, cuando un juego de luces lo ilumina entero. Es uno de los símbolos de la ciudad y puede ser atravesado a pie, en auto o en bus. En su interior hay salones de eventos y una muestra permanente con la historia del edificio.

    Tower of London. La famosa Torre de Londres se comenzó a construir en 1066 bajo el reinado de Guillermo l. Originalmente fue una residencia real, fortaleza, arsenal y lugar de ejecución. Los siglos pasaron, y hoy esta fortaleza lindante con el Río Támesis es una de las visitas ineludibles de la ciudad dado que permite encontrarse con buena parte de la historia del país y su idiosincrasia.

    Camden Town. Los amantes del rock, de las extravagancias y de las compras a bajo costo, encuentran en este barrio, alejados tres kilómetros del centro, una opción única. Calles angostas y predios ocupados por cientos de puestos conforman una postal bien colorida y pintoresca.

    Oxford Street y Harrods. Oxford Street es una de las calles más famosas de la ciudad. Ubicada en la zona de Westminster, a lo largo de 2000 metros ofrece la posibilidad de acceder a más de 300 tiendas exclusivas de las más sofisticadas marcas del mundo. Un paseo para billeteras abultadas o para los que les gusta imaginar una vida de ensueño.

    Notting Hill. Quien quiera aproximarse a la vida de un típico británico, no puede dejar de recorrer las callecitas de este barrio, famoso por la película que lleva su nombre. Casas típicas y veredas arboladas invitan al paseo a pie en esta zona ubicada al Oeste de Londres, en uno de los extremos del Hyde Park (un gran espacio verde que merece recorrerse).

    Buckingham Palace. Se trata de uno de los cinco palacios habitados por la monarquía. Quizás, el más famoso y accesible para los turistas. Su recorrido permite una aproximación a la idiosincrasia de la realeza y del pensamiento inglés. No puede dejar de presenciarse el famoso Cambio de Guardia, un verdadero espectáculo en la vía pública.