Grave acusación contra Mundial de Catar

A la ya polémica de jugar el mundial en un sofocante verano, ahora se suma una gravísima acusación de los obreros constructores.

Grave acusación contra Mundial de Catar
Crédito: EFE
Por EFE 12 de agosto de 2014

BRUSELAS, Bélgica- La secretaria general de la Confederación Sindical Internacional (CSI), Sharan Burrow, condenó la "violación de los derechos de los trabajadores en Catar" que construyen las infraestructuras para el Mundial de 2022, y pidió a la FIFA que presione a Doha para acabar con esta "esclavitud".
Burrow dijo que Catar "es un país esclavista" y tachó de "inaceptable" que 1.3 millones de trabajadores inmigrantes llegados de países más pobres "sean forzados a vivir en la suciedad, sin derechos y sin posibilidad de abandonar porque firmaron una visa de aceptación".
"Es insultante para los familiares que han perdido a sus seres queridos en accidentes industriales que pudieron ser evitados", señaló la secretaria general en una rueda de prensa celebrada hoy en Bruselas.
Burrow ofreció su colaboración al Gobierno catarí y les conminó a "tomar una decisión, si realmente quieren resolver el problema".
A su juicio, los pasos que debe dar Doha son "libertad de asociación, entrar en el sistema de Kafala, y el uso de equipos éticos en las empresas, y por supuesto un sistema de reclamaciones de derechos laborales".
Burrow también señaló que están "muy preocupados con la FIFA porque rechazó tener alguna influencia en los derechos de los trabajadores".
"Joseph Blatter (presidente de la FIFA) está absolutamente advertido sobre la situación. Nosotros alertamos a la FIFA hace casi dos años sobre esas circunstancias y ellos no hicieron nada", explicó Burrow y apuntó que "la FIFA simplemente tendría que decir a Catar queremos terminar con este sistema de esclavitud".
Burrow recordó a la FIFA que "son una organización deportiva mundial" y que "están avergonzando a millones de trabajadores que al mismo tiempo son aficionados".
En Catar hay actualmente 1.2 millones de trabajadores inmigrantes "forzados a trabajar con temperaturas extremas y ausencia de toda protección de derechos laborales", circunstancias que causan la muerte de un obrero cada día de media, según la CSI.
Catar ha anunciado que necesitará entre 500,000 y un millón de obreros adicionales para la construcción de infraestructuras de cara al Mundial, lo que supondría un aumento del 30 % con respecto a la cifra actual y una subida proporcional de los accidentes mortales, según las previsiones de la Confederación Sindical Internacional.