Desenmascaran a Havelange

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    GINEBRA - La FIFA publicó un documento que confirma que su ex presidente Joao Havelange y el ex líder del fútbol brasileño, Ricardo Teixeira, recibieron millones de dólares en sobornos relacionados con los derechos de los mundiales. La FIFA divulgó un expediente archivado en un tribunal suizo que señala que Teixeira recibió al menos 12.75 millones de francos suizos (ahora 13 millones de dólares) entre 1992-97 de parte de la agencia de mercadotecnia ISL, que quebró en 2001. El documento indica que Havelange recibió un pago de 1.5 millones de francos suizos en 1997 (en ese momento, cerca de un millón de dólares). Los pagos "atribuidos" a cuentas vinculadas con los dos brasileños suman casi 22 millones de francos suizos entre 1992 y 2000. La FIFA divulgó el documento horas después que la Corte Suprema suiza anunció un veredicto que señala que la prensa debe tener acceso a los detalles del caso ISL. La Confederación Brasileña de Fútbol, que Teixeira presidió durante 23 años hasta marzo, no contestó las llamadas de la AP.

    El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, fue secretario general del organismo durante 17 años hasta que sucedió a Havelange en 1998. En octubre dijo que quería divulgar el expediente de ISL, mientras el organismo trataba al mismo tiempo de evitar que la prensa tuviera acceso a los documentos. Havelange presidió la FIFA durante 24 años y sigue siendo su presidente honorario. El brasileño de 96 años ha estado hospitalizado gran parte del año por una infección. Havelange renunció en diciembre a su puesto como miembro del COI por supuestos motivos de saludo, pocos días antes que el Comité Olímpico Internacional lo sancionase por su propia investigación sobre el caso de ISL. Teixeira renunció este año a la presidencia de la Confederación Brasileña de Fútbol y al comité organizador del Mundial de 2014, además de su puesto en el comité ejecutivo de la FIFA, alegando motivos personales y de salud. El escándalo de ISL surgió por el pago de decenas de millones de dólares a dirigentes deportivos realizados por la agencia suiza, antes de su quiebra con deudas por 300 millones de dólares.