Colombia se despide, pero deja huella

Colombia se despide, pero deja huella

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Cuando en los próximos años se repase lo acontecido en la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2015™, el nombre de Colombia ocupará un lugar merecidamente prominente, tras protagonizar en Canadá un mes clave para su evolución. Las Cafeteras jugaron este lunes con entusiasmo y una bravura poco común para tratar de tú a tú a toda una superpotencia del fútbol femenino, Estados Unidos, que sólo pudo perforar la zaga colombiana tras la expulsión de la portera Catalina Pérez. Anteriormente, Colombia ya había dado una de las mayores campanadas en la historia del Mundial Femenino –tal vez la más resonante– al imponerse por 2-0 a las reinas de la elegancia francesas.

    De hecho, su épico triunfo sobre Francia fue el primero de un país sudamericano –aparte de Brasil– en el Mundial Femenino. La carismática capitana Natalia Gaitán lo describió como un resultado que “llevaremos siempre en nuestra mente y en nuestros corazones”. Una simple declaración, pero que dice mucho del espíritu de Colombia… Si bien el fútbol femenino ha venido teniendo algunas dificultades para afianzarse en Sudamérica, Colombia es un rayo de luz que demuestra que con organización, trabajo duro y una fe absoluta en la causa puede avanzarse mucho.

    Colombia está claramente ahí para quedarse y consolidarse como una cualificada contendiente en los próximos grandes campeonatos. “Me parece que nos marchamos infundiendo más respeto que cuando llegamos”, declara Pérez a FIFA.com, expresándose con una madurez y una serenidad inesperadas en una veinteañera, y especialmente en una que vio la tarjeta roja en su debut en un Mundial Femenino. “Queríamos hacer más cosas [en el campeonato], y aspiraremos a hacerlo dentro de cuatro años”.

    “Hemos demostrado mucho carácter y mucha pasión. Creo que hemos inspirado a muchas chicas que quizás estén aquí [en el Mundial Femenino] en el futuro”, añadió.

    Si Catalina Pérez es una muestra del talento colombiano que aguarda su turno, no cabe duda de que el futuro será brillante. La aparentemente tercera guardameta de la plantilla –dado que sus homólogas Sandra Sepúlveda y Stefany Castaño ya habían jugado en Canadá 2015– salió sin complejos a la palestra para estrenarse en la máxima competición del fútbol femenino. En los primeros compases, realizó un paradón con una mano ante el disparo raso de Tobin Heath. Y volvió a exhibir sus reflejos felinos para impedir el gol en las posteriores ocasiones de Abby Wambach y de Alex Morgan.

    La estudiante de la Universidad de Miami, nacida en Colombia y criada en Florida, tuvo un debut cuando menos atípico. Tras superar una rotura de ligamentos en la rodilla justo a tiempo para el torneo, Pérez se vio jugando contra las estrellas a las que ve con frecuencia en Estados Unidos; pero acabó convirtiéndose en la segunda futbolista expulsada en su debut en un Mundial Femenino.

    “Jugar en el Mundial era un sueño que tenía desde niña, por lo que ese sueño ha pasado de ser una fantasía a una realidad”, señalaba Catalina tras el partido, disfrutando visiblemente del bienestar que produce alcanzar una meta en el fútbol. “El año pasado estuvo ocupado por la rehabilitación, y el Mundial era una inspiración para mí cada día”.

    Sueños futuros

    Ahora, el joven combinado de Colombia puede pasar a centrarse en sus futuros objetivos, empezando por los Juegos Panamericanos del próximo mes, y siguiendo por el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino de 2016. “Esto es sólo el principio”, afirma Gaitán, con una mezcla de fe en sí misma y de ambición. “Se pueden esperar grandes cosas de nosotras”.

    Su seleccionador, Fabián Taborda, también rezumaba confianza y seguridad con respecto al reforzado caché de Colombia: “Creo que todo el mundo puede apreciar lo mucho que ha mejorado el fútbol femenino en Colombia. Estas jugadoras han progresado enormemente en los últimos cuatro años”.

    “En el futuro, cualquier selección que tenga que enfrentarse a Colombia será consciente de que éste es un equipo muy completo, con madurez y con determinación. El mundo ha visto que Colombia ha hecho verdaderos progresos, y el futuro se presenta brillante para este equipo”, concluye Taborda.