Coronavirus

Primer empleado de prisiones de California muere de coronavirus

Más de 300 empleados del departamento de correcciones estatales dieron positivo, pero más de la mitad de ellos regresaron a trabajar, dijo el departamento.

El sistema penitenciario estatal de California tuvo su primera muerte conocida en el personal debido al coronavirus, dijeron las autoridades, así como la muerte del décimo preso por el virus.

El departamento de prisiones publicó fotografías de ocho bomberos saludando desde lo alto de sus camiones y una larga procesión de vehículos policiales y de primera respuesta en honor al oficial correccional del Centro de Rehabilitación de California Danny Mendoza, de 53 años.

Mendoza, un veterano con 24 años en el departamento, murió el sábado después de dar positivo recientemente por el coronavirus, aunque la causa oficial de muerte será determinada por la Oficina del forense del condado de Riverside.

"El oficial Mendoza fue amado y respetado por sus compañeros, lo vamos a extrañar mucho", dijo la guardiana Cynthia Tampkins en un comunicado.

Más de 300 empleados del departamento de correcciones estatales dieron positivo, pero más de la mitad de ellos regresaron a trabajar, dijo el departamento.

Un recluso de la Institución para Hombres de California en el condado de San Bernardino murió el domingo en un hospital externo por lo que parecen ser complicaciones de coronavirus, dijeron las autoridades. Sería la décima muerte de reclusos, todos en la misma prisión donde más de 450 reclusos dieron positivo.

El departamento tiene casi 2,000 casos activos en todo el estado.

Los funcionarios no divulgaron más información sobre el recluso, citando reglas de privacidad médica.

Para la mayoría de las personas, el nuevo coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos que desaparecen en dos o tres semanas. Para algunos, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar enfermedades más graves, como neumonía y muerte.

Las multitudinarias protestas en varios estados podrían desencadenar nuevos brotes del COVID-19 en el país.

La gran mayoría de las personas se recuperan.

Dos reclusos murieron asesinados en prisiones separadas el domingo, dijeron funcionarios el lunes.

Funcionarios de la Prisión Estatal del Valle de Salinas en Soledad dijeron que encontraron a Elazer Black, de 25 años, sangrando por múltiples puñaladas en la parte superior del pecho. Identificaron a cuatro sospechosos en el área y dijeron que uno, el recluso compañero Lamar Shaw, tenía un arma hecha por el recluso.

También recuperaron un segundo arma hecha por un preso.

La víctima cumplía una condena de 26 años del condado de San Joaquin por homicidio voluntario. Shaw, de 26 años, está cumpliendo cadena perpetua por un asesinato en el condado de Alameda.

Otros tres reclusos también son considerados sospechosos, dijeron las autoridades:

  • Ronald Armstrong, de 30 años, cumple cadena perpetua por un intento de asesinato en el condado de Contra Costa.
  • Kevin Moore, de 34 años, que cumple cadena perpetua por un asesinato en el condado de Solano.
  • Asbury Rankins, de 44 años, cumple una condena de 17 años del condado de Alameda por homicidio voluntario

Horas después, los oficiales del Centro de Atención Médica de California en Stockton encontraron que Aaron Coderre, de 40 años, insconsciente en las duchas de lo que presumian que era una herida consistente con el ataque de un arma.

El recluso Joshua Rudiger, de 42 años, también estaba en las duchas y es considerado sospechoso, dijeron las autoridades. Ambos hombres cumplían cadena perpetua, Coderre por un intento de asesinato en el condado de Butte y Rudiger por asesinato en segundo grado en San Francisco.

Contáctanos