Secuestro falso

“Estaba con un exnovio”: acusan a mujer de California de fingir su propio secuestro

La mujer de 39 años había sido arrestada la semana pasada, pero este martes recuperó su libertad tras el pago de una fianza.

Telemundo

SACRAMENTO, California- Una frenética búsqueda de tres semanas desencadenó la desaparición de una mujer en el norte del California, hace ya más de cinco años. Sin embargo, la investigación arrojó que la supuesta víctima mintió sobre su secuestro a agentes federales y defraudó a la Junta de Compensación de Víctimas del estado por $30,000.

Sherri Papini, de 39 años y de Redding, fue encontrada el Día de Acción de Gracias de 2016, luego de 22 días desaparecida. La mujer fue hallada con ataduras en su cuerpo y lesiones que incluían la nariz hinchada y una “marca” en su hombro derecho.

Mantente al tanto de todas las noticias de actualidad y de lo último que ocurre en nuestra comunidad descargando la aplicación de Telemundo 51 para iOS o Android.

Según la declaración posterior de la víctima, ella había sido secuestrada a punta de pistola por dos mujeres hispanas, las que fueron descritas y dibujadas por un agente del FBI gracias a la descripción de la afectada. Supuestamente a Panini se le perdió el rastro el 2 de noviembre.

¿Qué pasó con Sherri?

Sherri apareció junto a la Interestatal 5 a casi 150 millas de su casa, con su nariz hinchada, ataduras en la muñeca y cada tobillo, y llevaba una cadena alrededor de su cintura, dice el expediente. Tenía otros moretones y erupciones en varias partes del cuerpo, marcas de ligaduras en las muñecas y quemaduras en el antebrazo izquierdo.

El cabello rubio de la chica había sido cortado a la altura de los hombros y tenía una "marca" borrosa quemada en su hombro derecho, dijeron las autoridades en ese momento. Además, se le encontró ADN masculino y femenino en su cuerpo y ropa. Esta evidencia finalmente condujo al exnovio en 2020, según indica el expediente judicial.

Lo que ocurrió en realidad, afirmaron las autoridades, es que Sherri se estuvo quedando con un exnovio a casi 600 millas de distancia de su casa en el condado de Orange, en el sur de California. Papini se lastimó para respaldar sus declaraciones falsas, agregaron los oficiales.

“Cuando esta joven madre desapareció a plena luz del día, la comunidad se llenó de miedo y preocupación”, comentó el fiscal federal Phillip Talbert en un comunicado. “En última instancia, la investigación reveló que no hubo secuestro y que se desperdició el tiempo y los recursos que podrían haberse utilizado para investigar el crimen real, proteger a la comunidad y brindar recursos a las víctimas” añadió.

Durante la investigación, Sherri Papini ha mantenido su versión del secuestro. De hecho, en agosto de 2020 cuando fue entrevistada por un agente federal y un detective del alguacil del condado de Shasta, la mujer continuó siendo víctima de secuestro, pese a que le mostraron pruebas que indicaban lo contrario. Le advirtieron que era un delito mentirle a un agente federal, pero aún así mantuvo las alegaciones falsas.

Fraude y mentira

La Junta de Compensación para Víctimas de California reembolsó a Papini más de $30,000 en base a la historia falsa, según especifican los cargos criminales. Estos incluían dinero para tratamiento de la ansiedad y el estrés postraumático, y traslado en ambulancia al hospital después de que apareciera cerca de Sacramento.

La mujer, hoy sospechosa, enfrenta un cargo de fraude postal relacionado con las solicitudes de reembolso, lo que podría llevarla hasta 20 años de prisión, mientras que mentirle a un oficial federal tiene una sentencia máxima de cinco años.

“Todos los involucrados en esta investigación tenían un objetivo común: encontrar la verdad sobre lo que sucedió el 2 de noviembre de 2016 con Sherri Papini y quién fue el responsable”, dijo el alguacil del condado de Shasta, Michael Johnson.

Esa búsqueda de 22 días y la investigación de cinco años no solo costaron dinero y tiempo comentó, “sino que hicieron que el público en general temiera por su propia seguridad, un temor que no deberían haber tenido que vivir”.

Antes de desaparecer, Papini había ido a correr cerca de su casa, a 215 millas al norte de San Francisco. Luego que no apareciera recogiendo a sus hijos en la guardería, su esposo, Keith Papini, fue a buscarla encontrando solo su teléfono celular y auriculares. También dejó su bolso y joyas .

Los investigadores agregaron que pasó una prueba de detección de mentiras. E incluso absolvieron a un hombre de Detroit al que vincularon porque Papini le había enviado un mensaje de texto y planeaban reunirse poco antes de su desaparición.

El exnovio confirmó a los investigadores que Papini se quedó con él en su casa durante el tiempo que ella no estaba. Fue el quien fue a recogerla a Redding a recogerla, pero dijo que nunca habían tenido relaciones sexuales.

Un primo del exnovio respaldó la tesis diciendo que vio a Papini en el departamento del hombre dos veces, ambas sin restricciones.

Aproximadamente tres semanas después, los registros confirman la historia del exnovio de que alquiló un automóvil y llevó a Papini de regreso al norte de California.

Una campaña de GoFundMe recaudó más de $49,000 para ayudar a la familia, la cual fue usada para pagar facturas y otros gastos, según el expediente judicial.

Las autoridades aclraron eso sí que nunca hubo una demanda de rescate de por medio. Ella era ama de casa y su esposo trabajaba en Best Buy.

En retrospectiva, “nos sentimos aliviados de que la comunidad no esté en peligro por secuestradores desconocidos y violentos”, señaló Sean Ragan, agente especial a cargo de la oficina de campo del FBI en Sacramento.

La primera aparición de Papini en la corte aún no se ha fijado. Se encuentra en libertad tras haber pagado una fianza.

Contáctanos