Senegal y la velocidad que dejó cansados a los polacos